¡Yo quiero uno! ¡tres! ¡los seis!

Escuchando: A Forest – Tree Mix (The Cure)

Gracias a Xataka, he descubierto hoy los Cubees: algo tan, tan, tan friki, que sólo puede venir de Japón.

A ver. Se trata de cubitos de plástico con cara de animal, que cantan canciones. Vamos, el típico juguete que uno se puede encontrar en un todo a euro. Bueno, vale, cantan las canciones imitando el sonido del animal al que representan. Aún así, no dejaría de ser una tontería.

Pero es que la cosa tiene su miga. Si se apilan, en forma de pirámide (con tres o con seis animales), el de arriba canta y los de abajo hacen los coros, perfectamente sincronizados. Hay un vídeo en la página donde los venden, que merece la pena ver. Yo me he descojonado, vaya.

Creo que el que más gracia me he hecho ha sido el cerdo, ¿y a vosotros?

Seguiremos informando.

PD: Una pena no haber descubierto esta página antes. Este tocadiscos que venden es más barato que el que compré yo, y además tiene un irresistible aire retro.

En buenas manos

Escuchando: Lullaby – Extended Mix (The Cure)

No es la primera vez que me pasa. Ni la segunda. Ni la tercera. Es la cuarta. Como decía el otro día, mi dvd se ha muerto, se niega a leer cualquier disco que le meta. Ist kaputt.

Las tres veces anteriores me pasó con un JVC. El servicio técnico nunca me gustó, y siempre me tenían mínimo un mes esperando. Ahora tengo un Yamaha, el taller me pilla más cerca, llevan unas cuantas marcas de categoría, y el encargado conoce a mi hermano. Esta mañana se lo he ido a llevar, y la verdad es que son extremadamente simpáticos. Nada más ver el modelo, me han dicho que acababan de arreglar uno igual, con los mismos síntomas. Y mientras me tomaban los datos, llamaban para encargar una óptica completa nueva, y me enseñaban la pinta que tenía una desmontada.

Así que nada, estoy sin equipo, pero parece que ha quedado en buenas manos…

Hasta entonces, escucharé música usando el portátil (los minúsculos altavoces JBL que lleva suenan sorprendentemente bien) y el tocadiscos, que he conseguido que funcione usando una solución lo-fi, pero resultona: lo he conectado directamente a la tele. Suena en mono, pero al menos me quita el ídem.

En fin. Seguiremos informando.

PD: Después de dejar el trasto arreglando, pasé por el centro a hacer recados. Y va a tener razón una que yo me sé, que dice que las cosas que me pasan no son normales, y que mi vida tiene un toque surrealista. Puede ser. Esta mañana he comprado cartulinas negras en una librería a oscuras.

Breves

Escuchando: Glosoli (Sigur Rós)

Gracias a Elástico descubro este maravilloso vídeo de Sigur Rós. También tienen su propia cuenta en flickr. Cada vez tengo más ganas de verlos en noviembre en Madrid, Takk es un disco que crece y crece con cada escucha.

Si Takk es un disco para disfrutar con calma, Schizophonia es para montar bulla. Por fin sale el nuevo disco de Rinôçérôse, los grandes triunfadores del pasado Santander Summer Festival. Sonaban brutales en directo, suenan brutales en disco.

Esta semana en la Filmoteca, El camino más corto. Ya vi esta película, en Tantín y en V.O., hace algunos años. Su protagonista, alemán, tiene como hobby memorizar horarios de trenes de todo el mundo, y se va hasta Finlandia a participar en un concurso de eso, de horarios de trenes. Volveré a verla.

Hoy he visto una película en mongol, creo que nunca lo había hecho. La historia del camello que llora es en realidad, todo un documental sobre la vida en el desierto del Gobi. Nunca había visto parir a una camella.

Siempre a la última.

Interesante juguete: disco duro portátil, con batería, al que se le puede conectar de todo: cámaras, tarjetas de memoria, memorias usb, reproductores de mp3… lo copia todo en sus 40 gigas. Y es bien barato, además.

Palm se baja los pantalones. Ha presentado su nuevo modelo de Treo (móvil + agenda eléctronica en un solo aparato). ¿La novedad? No usa sistema operativo PalmOS, sino Windows. Bravo. Por fin conseguirán un producto que se cuelgue de verdad.

Mucha, mucha policía.

Sigo gafado con los dvds. Con los aparatos, digo. El anterior se me estropeó tres veces antes de que me hartase, y el nuevo parece que empieza a seguir el mismo camino. Al menos está en garantía.

Seguiremos informando.

Y si me miran, yo les miro a ellos

Escuchando: Comin’ around (Juliette & The Licks)

La noche de ayer fue curiosa. Aproveché para hacer unas fotos, las que quiero presentar a este concurso. Y fue una sesión… peculiar. No pasaba demasiada gente a esas horas por allí, pero los que lo hacían flipaban un poco. En fin. Fue aparatoso pero muy divertido, y las fotos han quedado medianamente decentes… aunque no pienso hablar de ellas ni publicar ninguna hasta que pase la fecha de presentación al concurso, claro; los que las habéis visto: guardadme el secreto 😉

Para el sábado tengo listas las ampliaciones, ahí, apurando el tiempo. Gracias a PGB por su inestimable ayuda ayer; si cae algo de premio, tendremos que celebrarlo tú y yo.

Y si no, tendremos más cosas que celebrar. Como ese nuevo proyecto que tenemos entre manos y que terminamos de perfilar ayer, cerveza en mano, en el Soto.

¿Más detalles? Próximamente en sus pantallas…

Seguiremos informando.

Sabaduco

Escuchando: Saeglopur (Sigur Rós)

Hoy ha sido otro de esos días de pillar la cámara y los trastos, meterse en un coche, y ponerse a redescubrir Cantabria. Tarea siempre grata.

Hemos tenido sol, y también la ya habitual niebla de las alturas. Hemos tenido comilona y también cervecitas; albergues y castillos.

Hemos amenizado el viaje con alguna gotita de CocoRosie, algo de Franz Ferdinand, un poco de Marlango y mucho de Sigur Rós (sí, la música la llevé yo)

Hemos hecho fotos, y también muchos planes. Planes para acá y tambien para allá. Y aunque la mitad de ellos se queden por el camino, si se cumplen el resto, puede ser un otoño interesante.

Seguiremos informando.

Madness is my name

Escuchando: Enjoy the ride (Marlango)

Ahora que acaban de editar su segundo trabajo (que ya he escuchado con calma y me gusta mucho), yo estoy redescubriendo su primer álbum, ese disco llamado como ellos: Marlango.

Lo tenía desde que salió, pirata. Y es un disco que sabía que tarde o temprano me iba a comprar, me gusta tanto que lo quería tener original. Y desde hoy, ya lo tengo. Pero de una forma muy especial

Y es que cuando me enteré de que había una edición limitada de ese disco, en vinilo, y baratita, no pude resistirme. Hoy me ha llegado a casa. Y es, sencillamente, una delicia. Dos vinilos grises, preciosos, con tres temas por cada cara, que da gusto disfrutar como ahora, tratándolo con delicadeza, escuchando como la aguja comienza a recorrer el surco hasta que Leonor comienza a cantar…

Madness is my name, madness is the game I will play with you…

Seguiremos escuchando.

PD: Un 10 para la gente de Subterfuge. El disco lo he comprado en su tienda on-line el miércoles por la mañana, y el jueves después de comer un repartidor me lo traía a casa… y se lo volvía a llevar, porque no sabemos dónde llamó: estábamos en casa, y de repente apareció un aviso en el buzón. Afortunadamente, hoy han estado más espabilados, y ha llegado donde debía. El vinilo venía perfectamente embalado, con unas tarjetitas y flyers de publicidad (Marlango, Sterlin, Cycle) y, sorpresa, otro single de regalo, en vinilo también, desconocido para mí, pero que suena muy bien, muy divertido… Todo un detalle.

Fue más pequeña que mediana empresa

Escuchando: End (The Cure)

Esta semana hemos dado el carpetazo simbólico, y hemos sacado los trastos del vivero de empresas que nos ha acogido estos dos años. Ha sido una bonita experiencia, fue bonito mientras duró y todas esas cosas que se dicen.

Adios a los veranos con moscas, a los inviernos con abrigo, a las vacaciones sin llaves, a las conversaciones de peluqueras, a Pedro y Pablo, a las sesiones de contabilidad (maldito ContaPlus), a las cartas del distribuidor encima de la mesa, a las facturas siempre atrasadas del teléfono…

Eso sí. Lo hemos comprobado. Una microPYME cabe en el maletero de un Saxo.

Seguiremos liquidando.

Soy un friki

Escuchando: A Regular Guy (Freak Kitchen)

Muchas visitas a esta página vienen de búsquedas en Google. Y la verdad, algunas de ellas superan mi capacidad de asombro. Alguna vez me encontraron incluso buscando “cómo tunear un coche en Santander”. Que manda huevos.

Sin embargo, hay una búsqueda que veo repetida muchas veces, y que por lo que parece acaba conduciendo a mí.

Parece que soy una de las respuestas de Google a “frikis Santander”.

Pues vale. Qué cosas.

Seguiremos informando.