Mis 12 meses, mis 12 fotografías (III)

Escuchando: Un año más (Mecano)

Inevitable, mi resumen fotográfico del año que termina. Hace 365 días también hacía balance, miraba hacia atrás, pero las conclusiones eran muy distintas. Hoy, al recordar lo que ha significado 2006 no puedo evitar sonreír. Mucho.

Laboralmente tampoco es que ande en mi momento más estable. Pero tengo mil planes, mil ideas, y ese impagable cosquilleo que siento cuando me siento inquieto, animado, y con ganas de enredar. Desde el 6 del 6 del 6 soy autónomo, y este año que empieza espero ver nacer algunos proyectos con los que estoy muy ilusionado.

El año, por lo demás, ha tenido su ración de desgracias, catástrofes y penas varias, como siempre. Pero no pueden eclipsar ni de lejos el que me sienta feliz al llegar hoy al final de un 2006 en el que he viajado (Madrid, Roma, Irlanda, Toulouse…), me he lanzado a pinchar música, he disfrutado de conciertos (Yann Tiersen, Depeche Mode, Muse) y de festivales (Santander Summer Festival, Summercase) en los que incluso he podido tener acreditación y pasear la cámara; cámara que ha estado menos sola que nunca, porque ya son nueve los aparatitos que tengo para hacer fotos: ha sido el año de la regresión al carrete; ha tenido también dos exposiciones, algún concurso ganado, un curso de fotografía y bodas… en algunas he estado como invitado, y en otra, incluso, además, como fotógrafo. Y aunque sean celebraciones que no me apasionen, me lo he pasado genial en todas ellas, porque cuando las cosas se hacen bien, salen muy bien. O mejor.

He disfrutado de la compañía de amigos de aquí y de allí. Las cenas navideñas sólo están siendo el colofón de un año en el que he hecho visitas, y también he recibido alguna muy especial, que aún tengo que devolver. Nunets.

Y por si todo ello fuera poco, hace no demasiado ocurrió algo que me hizo, en una palabra, feliz. Estos tres últimos meses han sido especiales, inolvidables e incomparables. Y todo es gracias a ti. Poco más se puede añadir.

2006 ha tenido un millón de pequeños y bonitos momentos. ¿Qué se le puede pedir a 2007? Pues ya puestos….

…que en el año que viene
a ver si en vez de un millon
pueden ser dos.

Disfruten saludablemente del fin de año, rodéense de buena gente y sean felices. Yo, pienso hacerlo.

Seguiremos, cómo no, informando.

PD: LAs fotografías, de izquierda a derecha y de arriba a abajo. Enero: playa de la Concha, Santander, por la noche. Febrero: estación de metro de Príncipe Pío, Madrid. Marzo: Roma. Abril: espectáculo Más allá de los elementos de la compañía Imbira. Mayo: estación de esquí de Brañavieja, Cantabria. Junio: Braña de los Tejos, Cantabria. Julio: Plaza de España, Madrid. Agosto: boda de Pedro y Mónica. Septiembre: abadía de Kylemore, Irlanda. Octubre: museo Guggenheim, Bilbao. Noviembre: Cantabria, en algún lugar de algún valle pasiego. Diciembre: plaza de St. Georges, Toulouse.

Pequeños momentos

Escuchando: White Hole (Christina Rosenvinge)

Christina Rosenvinge

Una bomba es una de las peores noticias con las que podíamos acabar el año. Una soga por la libertad tampoco ayuda mucho a ser optimista. El mundo a veces parece una mierda; y muchas veces, lo es.

Afortunadamente, otras muchas es todo lo contrario. Y los pequeños detalles, los pequeños placeres, ayudan. Por ejemplo, un concierto intimista, entrañable, extraño, arriesgado, desconcertante, apacible, ruidoso a ratos. Elegancia y buen gusto por parte de alguien que ya ni hace chas, ni va en un coche. Ni falta que le hace.

Christina.

Love is a big white hole

¿Qué sería de la Navidad sin villancicos?

Escuchando: Corpus Christi Carol (Jeff Buckley)

Fácil: una época mucho más llevadera. Los que atronan este año por los altovoces de nuestro ayuntamiento son capaces de disolver manifestaciones. Comprobado. En persona.

En la foto, tipica postal navideña santanderina. Enhorabuena a los promotores de obras, porque de ellos será el reino de las temporadas pre-electorales.

Seguiremos informando.

PD: El de Buckley no cuenta, claro.

Incorregibles

Escuchando: Camera eye (Rush)

A veces nos juntamos unos cuantos para una cena, y sacamos tantas cámaras que sorprenderíamos incluso a una japonesa si se sentase con nosotros a cenar.

De hecho, fue el caso.

Grandes, nuestras cenas, siempre. La próxima, en Salzburgo.

Seguiremos informando.

Mis setentas

Escuchando: Shoe box (Barenaked Ladies)

Mi último regalo [1] de Navidad llegó ayer por la noche.

No sé si merezco tener tanta suerte, pero es indudable que la tengo junto a alguien muy especial, que no sólo soporta mis vicios (hace falta valor, que decían aquellos), sino que se preocupa tanto por ellos. Podría llenar mil líneas con la palabra gracias [2], y serían pocas. Es más, a veces sobran las palabras, todas.

Ahora, a terminarme el manual de instrucciones, y a estrenar la nueva cámara de la colección, que tiene muchas papeletas para convertirse en mi favorita. Porque ella lo vale. Y la cámara, también.

Seguiremos informando.

[1] Nikon F70. Ahí es nada. En la foto, en primer plano; al fondo, su prima digital, mi Nikon D70. Se llevan bien y comparten accesorios.

[2] Gracias extendidas a los cómplices.

Right hug is dead

Escuchando: I got you / I feel good (James Brown)

Nos ha dejado el rey del Soul, que seguirá presente en su música… y en el messenger. Para mí, ese icono siempre ha sido, es y será el “abrazo de James Brown“…

When I hold you in my arms
I know that I can’t do no wrong
and when I hold you in my arms
My love won’t do you no harm

and I feel nice, like sugar and spice
I feel nice, like sugar and spice
So nice, so nice, I got you

Junto a la Deina y a toda su familia

Escuchando: Wishing Wells (Ron Sexsmith)

Iluminación navideña

Lo mejor de estas fechas: salir a la calle y encontrarme con amigos a los que hace tiempo que no veía; las reuniones para brindar en el lugar de siempre, toda una tradición; la cena familiar; los regalos cuando el que los descubre junto al árbol es un niño -y más si tenemos efectos especiales-.

Sí, hoy es Navidad, y aún no ha terminado el día. Ni mucho menos.

Felicidad para todos.

Seguiremos informando.

Los detalles que nos gustan

Escuchando: Smoke (Natalie Imbruglia)

Espejos

Esta semana he estado un par de días sin conexión a Internet en casa. Lo puedo dejar cuando quiera, pero es que no quería. Para calmar la ansiedad de no estar conectado con mi mundo exterior, aproveché para ir preparando mi habitual postal [*] y también para probar algún programa que tenía por ahí. En concreto, uno de grabación de cd’s y dvd’s.

En un PC uso, como casi todo el mundo, Nero. Es completo y me funciona muy bien. Tiene una interfaz complicada, que se puede simplificar con un entorno que hace que parezca “mi primera grabadora de Fisher Price“, no me acaba de convencer. Pero graba, y lo hace bien, que es lo importante.

En Mac, el programa equivalente es Toast, que funciona bien y tiene una interfaz más sencilla y elegante. Como es habitual.

Sin embargo, he probado un nuevo programita que lleva el culto al detalle hasta límites insospechados. Hablo de Disco. Es, posiblemente, una de las aplicaciones más bonitas y sencillas que he visto nunca. Su interfaz negra minimalista puede hacer pensar que es un programa poco completo. Pero nada de eso. Cumple con su cometido a las mil maravillas, y todo de una forma sorprendentemente fácil e intuitiva.

Y echa humo. Sí. Son ese tipo de detalles que nos gustan a los que usamos un Apple. El programa echa humo cuando está grabando. Por encima de su ventanita. El efecto está muy conseguido.

Pero no se vayan todavía, aún hay más. ¿Cómo dispersarían el humo en la vida real? ¿Agitando las manos? Aquí se puede hacer moviendo el ratón por encima. ¿Se puede superar ese nivel de frikismo? Sí, claro. Si se sopla por el micrófono integrado en el ordenador, también se puede mover y hacer desaparecer la humareda.

¿Para qué sirve? Para nada. ¿Me gusta? Sí, claro.

Seguiremos informando.

[*] Próximamente en sus buzones de correo eléctronico. Vigilen que no acabe clasificada injustamente como spam. A finales de año, en todo caso, aparecerá publicada por aquí.