Mis 12 meses, mis 12 fotografías (VII)

Escuchando: Un año más (Mecano)

Resumen fotos 2010

Como siempre por estas fechas y por estas horas, es el momento de repasar los recuerdos fotográficos del año que termina. Casi 10.000 imágenes (en comparación, una cifra bastante modesta, pese a todo) en las que el protagonismo se lo llevan los conciertos: ha sido un 2010 muy musical, y eso que sólo he podido ir a ver la mitad de los directos que me hubiese gustado. Viajes ha habido menos, y han sido más desconexiones de todo que escapadas fotográficas. Viéndolo ahora en resumen, no ha estado nada mal.

Eso sí, siempre digo lo mismo: las mejores fotos no están aquí; son las que todavía quedan por hacer. Brindemos por un 2011 lleno de fotografías y buenos momentos… ¡Feliz año nuevo a todos!

Autopolvo

Autopolvo

Esta mañana habían dejado en el buzón de publicidad del portal un catálogo de PC City. Lo estaba ojeando antes, y en una página dedicada a cámaras digitales no he podido evitar soltar la carcajada. Nunca había visto una réflex con sistema autopolvo. Dual, además. Los chistes son tan fáciles y tan variados que los dejo a cargo de la ocurrencia de la concurrencia.

[OE]Obviamente, se trata de un sistema antipolvo. Ya por curiosidad he buscado las características de esa cámara y, efectivamente, el sistema es doble: revestimiento antiestático y mecanismo CCD-shift

Seguiremos fotografiando.

¡Felices Fiestas!

Escuchando: Villancico para mi cuñado Fernando (Love of Lesbian)

Feliz año nuevo

Como todos los años, aquí está mi pequeña felicitación navideña, una fotografía llena de buenos deseos para todos…

Nikon D70 con objetivo 18-70mm.
Disparo de 1/8 segundos, f4,5 a 50 mm, ISO 200
Luz: foco downlight con paraguas blanco.

Algo más que los juegos de siempre

Catálogos de juguetes

Hacía tiempo que no pasaba por aquí. Aunque este blog está cogiendo algo de polvo, sigue abierto, y en breve volveré a reseñar algunos juegos más de nuestra ludoteca. Trabajos, mudanzas y demás familia han forzado el parón.

Aprovecho estas líneas para lanzar una reflexión sobre el panorama juguetero en estas fechas de consumismo exagerado en la que todos acabamos pasando por las jugueterías buscando el regalo perfecto (o de compromiso, según el caso) para hijos, sobrinos, hermanos o niños en general.

En tiempos de consolas, los juegos de mesa siguen estando presentes, aunque las jugueterías generalistas ofrecen en sus estanterías los mismos de siempre: parece que no ha pasado el tiempo, porque la oferta básica incluye: Tragabolas, Twister (que nosotros llamábamos Enredos), Operación, Risk, Quién es quién, Scattergories, Cluedo… la única novedad suele venir de mano de las franquicias, y los juegos se visten de Spiderman, Los Simpson, Toy Story o Bob Esponja según toque. Otros juegos se intentan reinventar para adaptarse a los nuevos hábitos: el Trivial Pursuit se vende con (o directamente en) dvd, en el Monopoly se puede pagar con tarjeta de crédito… pero los juegos son básicamente los mismos, o peores con el cambio.

[ELM]Sin embargo, existe todo un universo de nuevos juegos (además de los clásicos, que también vuelven) para niños, no tan niños o mayores, directamente. Muchas veces vienen originariamente de Alemania, que se ha convertido en el epicentro creativo de este mundillo. Pero parece que a las grandes jugueterías no les compensa esta variedad, porque no son fáciles de encontrar a no ser que busquemos en tiendas de juguetes educativos, jugueterías técnicas o librerías especializadas.

Acabo de pasar unos días en Francia y allí si que hay mucha más variedad, o eso me ha parecido. Aquí, salvo excepciones como Carcassone, Colonos de Catán, Piko Piko o Jungle Speed (por citar agunos que que sí he visto en los catálogos de jugueterías y grandes superficies de este año) lo habitual es que nos encontremos con lo de siempre, más o menos remozado.

Por eso, una recomendación: si alguien anda buscando un regalo original, o una manera infalible de amenizar las inminentes veladas navideñas, que curiosee o se de un paseo por alguna tienda un poco más especializada, en busca de algún juego un poco diferente. Se sorprenderá… y posiblemente repetirá.

Yo espero tener tiempo en los próximos días para hablar pro aquí de alguno de ellos, pero por si acaso adelanto un par de ejemplos rápidos: Piko Piko y Time’s Up son dos sencillos juegos para toda la familia que nunca van a defraudar. Y hay muchos más. Muchísimos.

Seguiremos jugando…