Esta luz

Escuchando: The dock of the bay (Otis Redding)

Al sol

A ver si hay suerte, y el sábado tenemos en Santander un día tan insultantemente luminoso como el de hoy; unos amigos estarán de celebración, y yo andaré haciendo fotos. Ya es primavera en la bahía de Santander. Que dure.

Seguiremos informando.

Jenga

jenga

Ha pasado bastante tiempo desde que comenté el último juego por aquí. Una mudanza y una nueva casa en la que guardar la ludoteca han tenido gran parte de la culpa. En cualquier caso, tengo intención de retomar la costumbre de hablar de los juegos de mesa que más nos gustan, y hoy es el turno de otro clásico que no debería faltar nunca, la Jenga.

Seguro que todo el mundo lo ha visto alguna vez: una torre de piezas de madera apiladas, de la que hay que ir retirando bloques para colocarlos en lo más alto sin que la estructura se venga abajo. Diversión asegurada para jugadores de todas las edades.

jenga

El juego como tal nació en Ghana, gracias a Leslie Scott. Durante los años 70 fue perfilando el juego en su familia a partir de unos bloques de madera que había comprado en una serrería; en 1983 lo presentó en la Feria de Juguetes de Londres, con el nombre de Jenga, que significa “construir” en swahili. Posteriormente el juego se exportó a EE.UU. y Canadá, y acabó distribuido por el gigante Hasbro en medio mundo. Según su creador se han vendido más de 50 millones de unidades. Y eso hablando sólo del juego oficial. Es muy habitual encontrar clones del mismo en jugueterías, mercadillos de artesanía, etc.

[ELM]El juego se basa en unos bloques de madera que forman un cuadrado cuando se juntan de tres en tres. Existen 54 bloques, por lo que al apilarlos en pisos de 3 bloques sale una torre de 18 niveles. En cada piso, los bloques se apilan de manera perpendicular al piso anterior. Escrito y explicado así parece más complicado de lo que es en realidad: en las fotografías se aprecia la manera de construir la torre.

jenga

Generalmente, el juego se acompaña de un cartón que envuelve la torre, para facilitar que todo quede alineado al construirla. Una vez en su sitio, se retira el cartón, y… ¡a jugar!

jenga

jenga

El mecanismo es muy sencillo, por turnos los jugadores van retirando una pieza de la torre, y la colocan en la parte superior de la misma, creando un nuevo nivel completo cada tres piezas jugadas. La torre se vuelve cada más alta, y más inestable (al faltar bloques en los niveles inferiores). Para retirar una pieza sólo se puede utilizar una mano, y únicamente se pueden tocar las fichas con dos dedos simultáneamente.

jenga

jenga

Los bloques se pueden retirar de cualquier nivel, excepto del nivel más alto que esté completo. Existen variaciones sobre esta regla: puede ser el nivel más alto, los tres más altos, etc.

jenga

jenga

Dependiendo del modelo de Jenga al que se juegue, los bloques podrán ser más o menos rugosos, más o menos regulares… lo que aporta un toque extra de azar y suerte a las partidas. En nuestra ludoteca tenemos un modelo clónico de Jenga (Torre de Equilibrio, de Toys Pure) comprado en una juguetería educativa ya desaparecida. Como curiosidad, tiene 51 bloques de madera (un nivel menos que el juego original, por tanto).

jenga

Al montar nuestra torre, siempre hay algunas piezas que quedan muy sueltas, y es muy sencillo retirarlas. Suelen ser las primeras que hay que localizar. Una vez hecho el trabajo fácil, vienen las dificultades y los momentos de tensión cuando todo se empieza a tambalear.

jenga

jenga

jenga

jenga

El jugador que tira, parcial o totalmente, la torre, pierde la partida. Dependiendo de cómo se quiera puntuar, se pueden contar puntos negativos al perdedor, o positivos al ganador (el último jugador que haya retirado una pieza con éxito antes del derrumbe).

jenga

jenga

Cuando la torre se cae (estrepitosamente, por lo general) suele ser inevitable repetir y jugar otra partida. La torre se reconstruye de manera muy rápida, por lo que es fácil acabar encadenando una partida con otra.

jenga

Existen algunas variaciones sobre la torre clásica, que añaden alguna complicación al juego: hay versiones en la que los bloques son de colores, y con un dado se indica si el jugador tiene que retirar una pieza de un color concreto, o una pieza central, lateral, etc. Una vez regalé un modelo de marca “blanca” de una cadena de jugueterías, y resultó que los bloques de colores eran de plástico en lugar de madera. Al tener mucho menos peso, resultaba prácticamente injugable. Mientras esté construido en madera, no hay problema.

Hasbro comercializa también (aunque la verdad es que yo nunca la he visto en las jugueterías de por aquí) una versión Xtreme en la que los bloques son paralelogramos, lo que añade la posibilidad de construir torres inclinadas o con formas más irregulares. También andan promocionando Jenga Max, donde los bloques no se apilan sino que se enganchan unos con otros, y el objetivo es construir en lugar de retirar piezas… vamos, que es otro juego totalmente distinto.

jenga

Existen también versiones para consolas (Nintendo DS y Wii), así como montones de juegos online por Internet… aunque no le acabo de ver la gracia a llevar a un videojuego algo tan “físico”. Me quedo con la madera de verdad.

Sea la versión que sea, se trata de un juego familiar, muy divertido, y que no falla nunca. Uno de esos imprescindibles en cualquier ludoteca. Dependiendo del modelo que se compre, el precio puede variar bastante (sobre todo entre el juego licenciado oficialmente y los clónicos, claro), pero suele ser bastante económico y compensa con creces por la cantidas de risas que garantiza.

Seguiremos jugando.

Enlaces:
Jenga en la Wikipedia (en inglés, la entrada en castellano es muy escueta)
Jenga en BoardGameGeek
Página web oficial de Jenga en Hasbro (en inglés también)

¡Así de grande!

Escuchando: Fisherman’s blues (The Waterboys)

Han picado

Lo bueno de ir con la cámara a todas partes, es que a veces la ciudad regala escenas que ni preparadas. Los pescadores pasando la tarde en el muelle. El momento en el que la cosa se anima, y la cuerda de la caña se tensa. Los curiosos que se acercan y se arremolinan en torno a la acción. El extra que se acerca contando que él ha pescado uno “así de grande“…

Pequeños momentos cotidianos de nuestra ciudad.

Ya es primavera

Ya es primavera

Como cada año por estas fechas, vuelven las ganas de cambiar la sobremesa por un paseo cámara en mano por el centro de la ciudad y por la bahía, que se llenan de gente buscando hacer la fotosíntesis.

[OE]Últimamente casi siempre salgo con la cámara y una única lente, mi 50mm f1.8 (qué gran compra). Ayer me apetecía jugar con las aperturas grandes y los desenfoques a plena luz, y la fotografía que encabeza estas líneas es el resultado. Ya seguiré experimentando con motivos primaverales otro día con un poco más de tiempo.

Seguiremos fotografiando.

Algo se está cociendo

Escuchando: Look what you’ve done (Bread)

pan casero

Desde hace ya bastante tiempo, unos amigos insistían en las bondades de su panificadora. Bondades que no dudábamos, porque habíamos tenido ocasión de catar. Sin embargo, la ausencia de espacio para un trasto así, y la posibilidad de mudarnos a una casa con tamaño de cocina desconocido habían frenado la compra.

Ahora, con cocina nueva, hueco en sus armarios, y una oferta de Lidl, se nos han venido las excusas abajo. El sábado nos hicimos con nuestra panificadora (Broti, para los amigos), y tres horas después teníamos nuestro primer pan. Para estos experimentos iniciales estamos usando las bolsitas que venden también en Lidl con todos los ingredientes ya preparados. Ya habrá tiempo de investigar por nuestra cuenta.

pan casero

En cualquier caso los resultados son prometedores. El primer pan, de 750 gramos, prácticamente desapareció en la visita de unos amigos, y terminamos con él al día siguiente en el desayuno. Ahora mismo está a punto de salir el segundo pan, a ver si conseguimos mantener el nivel.

pan casero

Que sí, que es un trasto. Pero tenemos por delante todo un mundo de panes, bollos, pasteles y mermeladas varias. Es un trabajo duro, pero alguien tendrá que hacerlo.

Seguiremos horneando.

Japón

Escuchando: Distant Early Warning (Rush)

Despedidas

Ironías del destino, este fin de semana he terminado viendo bastantes películas y tres de ellas han sido japonesas. Poco puedo decir sobre la brutal devastación que ha sufrido el país nipón desde el viernes. Un escenario de pesadilla: terremotos, réplicas, tsunamis, volcanes, miles de muertos y desaparecidos, riesgo de radiación nuclear… Además, en un país hipertecnológico y con cámaras en todas las esquinas y en todos los bolsillos, los testimonios minuto a minuto han sido espeluznantes y sobrecogedores. Consuela al menos saber que ha ocurrido en un país donde la arquitectura y la mentalidad están en parte preparadas para este tipo de desastres, y donde la población asume la fatalidad con serenidad y coraje. En otros puntos del planeta la destrucción habría sido total con un terremoto de esa magnitud.

Una de las películas que he visto este fin de semana ha sido la triste y hermosísima Despedidas, muy recomendable; cuenta la manera de afrontar la muerte y sus rituales en Japón. Me temo que será una escena muy común allí en el futuro más inmediato.

Las otras dos películas (anime) fueron más frívolas: la espectacular The Sky Crawlers, y una especie de refrito de una serie llamada Freedom, creada para conmemorar al aniversario de una marca de fideos. Curiosa, y con un detalle que no se me escapó. La historia habla de una Tierra abandonada por inhabitable, y de una Luna colonizada por la humanidad. En un punto de la historia se muestra el escudo de una supuesta misión Apollo 18 (en el mundo real, sólo hubo 17), con los apellidos de sus astronautas. Lee, Lifeson, Peart.

Lee, Lifeson, Peart

Esos no son apellidos de astronautas. Son los tres miembros del grupo canadiense Rush, tres genios que llevan demostrando de lo que son capaces desde finales de los años 60, y todavía no han sacado un mal disco. Homenaje más que merecido, por tanto.

En fin, volviendo a la realidad, seguiré atento, como todo el mundo, a lo que ocurra en Japón en los próximos días. Por mucho que pensemos que dominamos el planeta, desastres como éste deberían hacernos recapacitar sobre lo insignificantes y vulnerables que somos.

Seguiremos informando.

Libros, bibliotecas, pantallas y pedidos

Escuchando: Faking The Books (Lali Puna)

pantalla del Inves Wibook 600

Toca seguir hablando de libros electrónicos: el texto que escribí hace unas semanas sobre ellos inició algunas charlas y comentarios muy interesantes sobre el tema. Yo, por mi parte, me decidií a probar uno de ellos (prestado) y la experiencia me gustó tanto que mi propio lector ya está en camino.

Desde el punto de vista editorial, poco más que añadir a lo que escribí entonces. Un detalle que se me olvidó mencionar fue el del IVA. Los libros en papel, como bien cultural que son, llevan un tipo reducido, el 4% frente al 18% habitual. Los libros electrónicos no tienen tipo reducido, por lo que llevan un 14% de IVA más que la misma publicación en papel.

Ejemplo: Haruki Murakami ha editado hace unas semanas su nueva novela, 1Q84 (la primera y la segunda parte de una trilogía, en realidad). Se encuentra entre los libros más vendidos en librerías y grandes superficies. Si se quiere comprar en formato electrónico (año 2011, recordemos)… no se puede, al menos en castellano. Sólo se encuentra disponible en catalán, por unos 15€. Contando con que lleva un 18% de IVA, si en algún momento se le aplicase el tipo reducido, su precio bajaría hasta los 12,80€, aproximadamente. Todo el tema del IVA se regula por normativa europea, pero es de esperar que en algún momento se pongo un poco de sentido común respecto a los libros electrónicos, para hacerlos más competitivos.

Dicho esto, casi 13€ por un fichero me sigue pareciendo caro, teniendo en cuenta que lo más seguro es que no lo pueda imprimir, prestar, regalar, ni leer en el dispositivo que yo quiera.

Anécdota: no sólo en España el mundo editorial anda un poco perdido. En Estados Unidos, la editorial Harper Collins ha limitado a 26 las veces que sus libros se pueden prestar en las bibliotecas. Una vez superado ese cupo, la biblioteca tiene que comprar otro ejemplar para seguir prestándolo. Las instituciones ya se están rebelando contra la medida. La tecnología nos permite ubicuidad y facilidad de acceso a la información, pero nos empeñamos en poner todas las trabas posibles para que algunos bolsillos sigan igual de llenos. Todo acabará cayendo por su propio peso.

Comentaba un poco más arriba que había probado un lector ya. Efectivamente, he decidido aprovechar el servicio de préstamos que han puesto en marcha algunas bibliotecas (entre ellas la Central de Cantabria, pionera) y hacerme con un lector durante 15 días. Sigo pensando que es batante bizarro que se presten los lectores en lugar de los contenidos. Churras, merinas, y todo eso. Lo de ver la etiqueta de la biblioteca en el lomo de la funda del aparato es muy curioso. En cualquier caso, para mis propósitos de prueba, me viene que ni pintada la oportunidad.

Etiqueta en libro electrónico

Pensaba que los 40 lectores disponibles iban a estar permanentemente ocupados, pero no. Ni la mitad suelen estar prestados. Para nuestra bioblioteca, la disponibilidad se puede comprobar en este enlace.

El modelo de lector que ha comprado el Ministerio de Cultura para este plan es el Inves WiBook 600. Marca de El Corte Inglés, por tanto. En una sobria caja negra, en la biblioteca entregan el lector con una funda rígida de cuero, un cable USB, el cargador, y unas normas de préstamos pegadas en el interior de la caja.

Lector de libros electrónicos de la Biblioteca

Al encender el aparato viene la primera sorpresa. Y a mí me parece de las desagradables: la pantalla de bienvenida muestra en todo su esplendor el logotipo de El Corte Inglés. Una vez encendido, unas de las opciones del menú principal es un acceso directo a la tienda de libros electrónicos de El Corte Inglés. El dispositivo tiene conectividad Wi-Fi, pero sirve única y exclusivamente para comprar libros en dicha tienda.

Logotipos de El Corte Inglés

Espero que la cadena de Centros Comerciales haya hecho buen precio al Ministerio, porque la publicidad que han ganado vale también mucho dinero. No sé, no me parece bien que un aparato destinado al préstamo público lleve publicidad de una tienda, y mucho menos que esté asociado a una librería virtual, habiendo modelos (idénticos de otras marcas, al final estos aparatos los fabrican en Asia y aquí cada cual lo vende con su logotipo) genéricos que ni llevan propaganda, ni permiten acceso a ninguna librería en especial. Alguno habrá que por hacer la prueba se compre un libro en el lector de préstamo, y luego tengo que borrarlo o perderlo al devolverlo.

En fin, que me ha parecido raro. Y lo del Wi-Fi más. Si la conexión inalámbrica sólo sirve para engancharse a El Corte Inglés, para el Ministerio es pagar dinero de más a lo tonto, habiendo aparatos idénticos sin Wi-Fi.

Logotipos aparte, la primera toma de contacto fue estupenda. La pantalla es muy distina a las que estoy acostumbrado a usar, no tiene nada que ver con una pantalla de ordenador. Al cabo de un rato uno se olvida de que ahí debajo hay píxeles, la sensación de papel está muy bien conseguida, tanto con luz natural como con artificial.

El lector viene con una selección de 184 clásicos sin derechos de autor. Para mis pruebas usé una tarjeta SD que tenía por casa, y cargué en ella también algunos libros de esos que uno se encuentra por ahí. Con todos ellos, me puse a leer, y la verdad es que la experiencia está bien; muy bien, si se piensa en todas sus posibilidades.

El tamaño del texto se puede cambiar a voluntad. Desde muy pequeño para tener mucho texto en cada página, a enorme para personas con problemas de visión. Lo que no he conseguido ha sido cambiar la fuente. Se supone que hay tres posibilidades, pero no cambia se elija lo que se elija. Y la fuente que muestra no tiene mucho contraste. Las aes, por ejemplo, tienen algún trazo que no se ve muy bien (en la imagen que encabeza estas líneas se aprecia). Nada grave. En general resulta muy legible, es una pantalla tipo Vizplex y se lee francamente bien en ella.

Botones incómodos

Eso sí, el lector no me convence del todo. La ergonomía se quedó en algún punto del camino, parece. Los botones son un poco duros y, no es apto para zurdos. De hecho, tampoco lo es para diestros: los botones que tiene en el lateral izquierdo son muy incómodos con la funda puesta (funda que se abre sólo 180º, parece que no se puede poner la tapa “detrás” del libro, no la quiero forzar). Si a eso le sumamos que la interfaz es sencilla pero liosa a veces (hay una opción para cambiar el tamaño de la fuente, otra para cambiar el tipo de fuente, y las dos se llaman Fuente y están separadas) el resultado es agradable, pero mejorable.

El modo en el que muestra el número de página tampoco me entusiasma. En la parte de inferior hay una barra de progreso, que indica el número de página actual y el número total de páginas. Hasta ahí bien. Eso sí, los cálculos los hace sobre las páginas “equivalentes” en papel, por lo que no tienen por qué coincidir con las páginas “en pantalla”. Para indicar cuándo se cambia de una página a otra según la numeración en papel, aparece el número de página en la línea correspondiente, en el margen derecho. Pero lo hace sobre el texto, difuminando un poco las letras que están debajo. Con una imagen es más fácil de explicar:

Cambio de página

Así se indica que en esa línea comienza la página 119. Hay veces que hay que fijarse bien en lo que aparece debajo para saber qué palabra está escrita. Poco práctico.

Con todo, en la semana que llevo con el aparato me he leído libro y medio, y la experiencia ha sido muy agradable. Yo creo que se lee más rápido en un dispositivo de estos, incluso. Y nunca habrá problemas porque el texto sea demasiado pequeño (me viene a la memoria alguna edición de bolsillo un poco puñetera). Y de la batería poco puedo decir. Tras ese libro y medio, el indicador no se ha movido: a media carga me lo prestaron, a media carga sigue.

Un amigo tiene un Kindle de Amazon, y estuve con él comparando los dos lectores, el de la biblioteca y el suyo. Una comparación rápida despejó cualquier duda que pudiese tener. La pantalla tipo Pearl del Kindle es (un poco) menos blanca que la del Inves. Punto negativo para Amazon. El único, casi. En el Kindle el texto aparece con mucho más contraste, y en general se lee mejor. Es infinitamente más rápido tanto en los menús, como en el cambio de página. El teclado integrado hace que sea sencillo introducir texto (buscar una palabra en el diccionario del Inves es una tortura), y la Wi-Fi sirve también para navegar (en caso de emergencia, porque no es un aparato ideal para ello). En general, da mucha mejor impresión.

Kindle vs. Inves

Tanto es así, que ese mismo día por la noche encargué mi Kindle a Amazon. Eso fue el lunes a última hora. Se supone que hoy por la mañana un repartidor de UPS me lo traerá a casa. Para venir de Estados Unidos y haber pasado por aduanas, no está mal. En el paquete vendrá el lector con una funda de cuero rojo, con luz incorporada (la oficial de Amazon, cara, pero con muy buena pinta). Para los curiosos, precio total incluyendo lector, funda, transporte, impuestos y aduanas: 199€. En comparación con el resto de lectores, difícil de igualar.

Es cierto que el Kindle no lee el formato EPUB, que se está extendiendo mucho. Pero es compatible con el formato MobiPocket, y con programas como Calibre la conversión es sencillísima. Ya estoy preparando una pequeña biblioteca de prueba para cuando llegue.

Cuando tenga más probado el juguete nuevo volveré por aquí a comentar la experiencia. No creo que deje de leer en papel (es un ritual del que no quiero prescindir, parece que no soy el único) pero esto del libro electrónico promete. Ya sólo falta que se extienda un poco más, que los precios de los contenidos se ajusten a la realidad, y con el tiempo se convertirán en trastos habituales. Seguro que dentro de unos años pensamos en la actual tecnología con nostalgia, en el futuro los aparatos tendrán papel electrónico en color, serán más ligeros, más baratos… como ocurrió con los móviles: cuando sólo se usaban para llamar y tenían pantallas monocromas, nos parecían el último grito, pero ahora nos parecen ladrillos de otro siglo.

En fin. Seguiremos leyendo…

PD: Mientras terminaba de editar este texto, ha sonado el timbre y el repartidor de UPS me ha dejado un par de cajas en casa… pero eso ya lo dejo para el siguiente capítulo 😉

Caja del Kindle

Recuerdos de Burdeos

Tras una temporada en la que seguía haciendo fotos, pero se iban acumulando sin más en los discos duros, me he puesto manos a la obra de clasificar, editar y publicar imágenes de los últimos meses; y he comenzado por la escapada que en el pasado mes de diciembre hice a la localidad francesa de Burdeos. La invitacion y hospitalidad de una amiga nos permitió pasar allí un par de días, que merecieron mucho la pena. De recuerdo me traje unas cuantas fotografías… y una cámara, también.

Voigländer Vito C

El reportaje de fotos se puede ver en el vídeo que aparece sobre estas líneas, y también en mi cuenta de flickr. De la preciosa Voigtländer que se sumó a mi pequeña colección hablaré luego…

[OE]Fue agradable perderse por las calles de Burdeos, una ciudad muy bonita, con bastanet ambientillo y animada a pesar del frío que pasamos.

Bordeaux

Esuvimos allí a principios de diciembre (tras el puente español) y ya tenían montado su correspondiente mercadillo navideño. Todos acaban siendo muy parecidos, pero suelen ser curiosos y bastante fotogénicos.

Bordeaux

Bordeaux

A pesar de las bajas temperaturas, salía el sol, y pasear por alguno de sus parques con calma era un placer…. Ayer, mientras preparaba y publicaba las fotos, nos dimos cuenta de que las caminatas que nos pegamos fueron considerables.

Bordeaux

En algunos puntos me entretuve un buen rato, como en la descomunal plaza des Quinconces, donde una gran fuente, sus gotas, reflejos y contraluces daban bastante juego.

Bordeaux

Otro rasgo llamativo de Burdeos es la cantidad de bicicletas que uno se encuentra por la calle. Parece el medio de transporte oficial de la ciudad; tienen también servicio de alquiler municipal, y muchas facilidades para circular: pocas cuestas, carriles-bici, centro semipeatonalizado, una circulación bastante tranquila entre callejuelas…

Bordeaux

En resumen, una ciudad muy agradable que bien merece una visita. Está cerquita, así que es ideal para una escapada de dos o tres días. Suele ocurrir que cada vez que alguien nombra Francia nos imaginamos París, pero es un país con muchos más rincones por descubrir, algunos de ellos a pocas horas de casa.

Bordeaux

Como curiosidad, para editar estas fotografías he usado el programa Aperture, de Apple. Acaba de bajar de precio, y tienen versión de prueba, así que he decidido darle una oportunidad. La verdad es que facilita mucho el flujo de trabajo, y las imágenes que genera a partir de los ficheros RAW están muy bien; pero en mi equipo (que ya tiene unos añitos) se muestra un poco perezoso. A veces para aplicar algún ajuste hay que esperar demasiado, lo que reduce un poco su usabilidad. No he llegado a ninguna conclusión definitiva…

Bordeaux

Ah, y la cámara, sí. En frente del mercadillo navideño encontré una tienda de artículos de fotografía. Tenía dos escaparates, uno de ellos dedicado a material de segunda mano y de colección. Los precios de algunas cámaras antiguas eran demasiado tentadores como para no entrar, así que el segundo día me acabé comprando una Voigtländer Vito C, que aparentemente funcionaba sin problema (el dependiente que me atendió fue muy amable). Por lo que me costó, aunque fuese sólo para tenerla de adorno ya hubiese merecido la pena. Ahora hace compañía en el salón a mi otra Voigtländer, la cámara de fuelle de mi abuelo.

Lo mejor es que la cámara funciona perfectamente. Tengo que practicar más con su enfoque manual, pero del primer carrete de prueba alguna foto maja ha salido. Las dos imágenes que aparecen debajo son prueba de ello (disparadas ambas por la zona de Ruiloba, ya en territorio patrio).

Fonfría

Ruiloba

Seguiremos fotografiando…