Intelect (o Scrabble)

Intelect

Retomo el repaso a nuestra ludoteca, dedicando unas líneas a uno de los juegos de palabras más famosos que existen, si no el que más: el Scrabble. O mejor dicho: Intelect, que es el que tenemos en casa. Se trata de una versión del juego fabricada en España por Falomir, idéntico en todos sus aspectos a Scrabble (siempre me ha sorprendido el catálogo de esta marca patria, muy inspirado en otras) excepto en un par de pequeños detalles: la ausencia de comodines (Scrabble incluye dos fichas en blanco que pueden sustituir a cualquier letra) y su precio (sensiblemente más económico).

Fue uno de los primeros juegos que compramos juntos para nuestra casa, por lo que le tenemos especial cariño. Más ella, supongo: siempre gana. En cualquier caso, Scrabble o Intelect son dos grandes juegos, imprescindibles para los aficionados a los juegos con letras y palabras, todo un mundo.

[ELM]Nuestra versión de Intelect es la básica. No es la única que fabrica Falomir: existe una versión más cuidada llamada Luxe, otra para niños (Junior), versiones magnéticas en tamaño normal y de viaje (no muy prácticas, por lo que he oído: las fichas son muy finas), un Intelect 3D (en el que las letras se pueden apilar, un clon del juego Palabras Arriba que tuve de niño), e incluso un Intelect Vertical que es una mezcla del juego con el Conecta 4 (Coloca 4 según Falomir).

Caja de Intelect

De Scrabble se distribuyen en España también varias versiones: la clásica y una Junior para niños son las más habituales, pero existe también Mi primer Scrabble, ediciones de viaje y de bolsillo (magnética ésta última), y versiones con dados y cartas. Me centraré en esta ocasión en las versiones tradicionales o clásicas del juego.

Scrabble es un juego con solera. A principios de los años 30 del pasado siglo, el norteamericano Alfred Mosher Butts ideó Lexico, un juego de palabras sin tablero que al cabo de un tiempo evolucionó, perfeccionó sus reglas y pasó a jugarse en un tablero de 15×15 (como el actual) con el nombre de Criss-Crosswords. El nombre ya indica su mecánica de juego: las palabras cruzadas, al estilo de los crucigramas.

En 1948, James Brunot -amigo de Butts- se lanzó a la aventura de comercializar el juego a gran escala, simplificando las reglas de puntuación y cambiando su nombre a Scrabble. Tras unos años de fabricación artesanal en los que la empresa perdía dinero continuamente, la fama del juego fue creciendo y los pedidos se multiplicaron. El resto es historia, se ha convertido en un entretenimiento universalmente conocido, y sus fichas de plástico con una letra y su puntuación son todo un icono (hasta el punto de tener tipografías exclusivas, como la que he utilizado para el título de esta página).

El tablero de Intelect es idéntico al de Scrabble: una cuadrícula de 15×15 casillas, algunas de ellas coloreadas indicando puntuación especial al usarlas. Existen 98 fichas cada una de ellas con una letra y su puntuación correspondiente. La distribución de letras y sus cantidades varían de un idioma a otro, para adecuarse a cada país. Scrabble incluye además, como contaba antes, dos fichas en blanco que sirven como comodines: pueden sustituir a cualquier letra pero no suman puntos. Las fichas de Intelect son de madera, mientras que las de Scrabble son de plástico.

Fichas de Intelect

La mecánica del juego es muy fácil. Cada jugador coge 7 letras al azar y las coloca en su atril. Se selecciona a la persona encargada de abrir la partida, y ésta coloca una palabra en el tablero pasando por la casilla central, anotando el número de puntos conseguido. Al utilizar la casilla central, la puntuación se multipilica por dos.

Calcular las puntuaciones es sencillo: se suman los valores de cada una de las letras utilizadas. Existen casillas especiales que modifican la puntuación: doble letra, triple letra, doble palabra, y triple palabra. Esto es, si utilizamos al escribir una palabra una casilla de doble o triple letra contaremos el doble o el triple (respectivamente) del valor indicado en la ficha utilizada en esa casilla.

Si la casilla que utilizamos es de doble o triple palabra, se suma normalmente el valor de todas las letras y el resultado final se multiplica por 2 ó 3, según corresponda. Se pueden utilizar varias bonificaciones en una misma palabra; por ejemplo, podemos utilizar puntos dobles en un letra, y triplicar el resultado final de la suma de puntos de la palabra. Todo es cuestión de elegir bien las casillas a utilizar.

Casillas con bonificaciones

Se pueden extender palabras ya existentes: si está escrito NUECES podemos añadir CASCA y generar la palabra CASCANUECES. En este caso contaremos la puntuación de todas las letras de la palabra, no sólo de las cinco que hemos añadido. Eso sí, para las bonificaciones de puntos en casillas especiales sólo cuentan las cinco letras añadidas. Si se utilizan las 7 fichas del atril en un único turno, se obtiene una bonificación adicional de 50 puntos.

Además de extender palabras, lo normal es crear otras nuevas, que deben cruzarse con alguna existente, al estilo de los crucigramas. Ojo, que todo lo que se escriba en el tablero debe tener sentido, en horizontal y en vertical. Es frecuente que al escribir una palabra en horizontal, se generen nuevas palabras en vertical, o viceversa. Todas cuentan para la puntuación, y las fichas comunes se cuentan para cada palabra creada. Se admiten todos los términos que aparezcan en el diccionario, conjugaciones verbales incluidas, y nombres propios y abreviaturas excluidos. Durante todas las partidas suele haber alguna polémica, por lo que no es mala idea tener un diccionario a mano para resolver dudas (¡pero sólo para eso!).

Cuando un jugador termina su turno (extendiendo o añadiendo una única palabra en horizontal o en vertical), suma sus puntos, los añade a su puntuación total, y coge tantas letras como haya utilizado para reponer su atril.

El juego termina cuando ya no quedan más fichas disponibles para coger. Los jugadores continuan la partida hasta que colocan todas sus letras, si es posible. Si alguno de ellos termina con fichas en su poder (por no poder crear con ellas ya ninguna palabra) resta de su puntuación final el valor de esas letras. Si un jugador termina sin fichas, suma a su puntuación final los puntos de las letras en posesión del resto de jugadores. La persona con mayor número de puntos gana la partida.

La clave del juego es, sin duda, tener un buen vocabulario (sobre todo de palabras cortas, exclamaciones, interjecciones, etc.) y buena vista para utilizar las casillas con bonificaciones especiales. Hay que recordar que el objetivo es conseguir el mayor número de puntos, y eso no siempre se consigue utilizando muchas fichas, sino las justas y necesarias. Vamos a ver un par de ejemplos de esto (seleccionados con ayuda de la experta de la casa en Intelect).

Primer ejemplo. El tablero de juego está aformado por las siguientes palabras:

Ejemplo 1, tablero

En nuestro atril, disponemos de las letras V (4 puntos) y S (1 punto).

Ejemplo 1, atril

Una buena opción es escribir la palabra VES utilizando la E de HUELLAS, tal y como se muestra en la imagen:

Ejemplo 1, VES

La letra V la hemos colocado en una casilla de doble palabra, por lo que el recuento de puntos será: V (4 puntos) + E (1 punto) + S (1 punto) = 6 puntos, que se multiplican por dos gracias a la casilla especial. Total: 12 puntos.

Veamos una alternativa. En lugar de escribir VES, vamos a utilizar nuestras dos letras para extender la palabra ACÁ y convertirla en VACAS (los acentos no se tienen en cuenta en este juego). Además, al hacerlo creamos otras dos palabras en vertical: VI y SAL.

Ejemplo 1, VACAS

Calculemos la puntuación con esta jugada. Por la palabra VACAS obtenemos la suma de los puntos de sus letras, con la S puntuando doble. 4 + 1 + 3 + 1 + 2×1 = 11 puntos.

Por la palabra VI conseguimos 4 + 1 = 5 puntos.

Por último, con la palabra SAL (la S vuelve a puntuar doble) obtenemos 2×1 + 1 + 1 = 4 puntos.

La puntuación total de esta jugada es por tanto 11 + 5 + 4 = 20 puntos, 8 puntos más que con la primera opción que habíamos valorado. Vemos que con las mismas fichas obtenemos mejor o peor puntuación dependiendo de dónde las coloquemos, qué casillas de bonificación podamos aprovechar, y cuántas palabras generemos mediante cruces con las ya existentes.

Veamos otro ejemplo. En este caso el tablero se encuentra tal y como se muestra a continuación:

Ejemplo 2, tablero

En el atril disponemos de las siguientes fichas:

Ejemplo 2, atril

Podemos utiizar gran parte de nuestras fichas para escribir SENADO aprovechando la N de IMAN.

Ejemplo 2, SENADO

No cubrimos ninguna casilla de bonificación, por lo que la puntuación obtenida es directamente la suma de cada letra: 1 + 1 + 1 + 1 + 2 + 1 = 7 puntos.

En cambio, con una única ficha podemos obtener una puntuación mayor, si aprovechamos la A de IMAN para escribir AH, colocando la H en una casilla de puntuación triple de letra.

Ejemplo 2, AH

La puntuación en este caso es 1 + 4×3 = 13 puntos. Casi el doble, y sólo hemos utilizado una de nuestras fichas.

La fama del Scrabble ha trascendido el ámbito del tablero, y existen versiones para ordenador, consolas, dispositivos portátiles… e incluso ha llegado a las secciones de pasatiempos de los periódicos. Así, el diario Público suele incluir retos de Scrabble, creados por Enric Hernández, campeón del mundo de Scrabble en 2008. Propone un tablero y 7 letras, y el objetivo es conseguir el mayor número de puntos. Lo habitual es que gran parte de las palabras que utiliza no las conozca de nada.

Scrabble en Público

Como ya he contado, en casa no tenemos Scrabble, tenemos Intelect. Pero no sólo uno, tenemos una edición infantil, recuperada hace poco de un trastero, de marca CEFA (Celulosa Fabril, por entonces). Toda una joya arqueológica.

INTELECT infantil

Esta edición tiene un tablero con dos caras. La parte azul tiene impresas algunas palabras, y el objetivo del juego es ir “cubriéndolas” con las fichas correspondientes, obteniendo un punto por cada palabra terminada. Está pensado para los niños más pequeños.

INTELECT infantil, tablero azul

La otra cara del tablero es naranja y sus casillas están limpias, sin letras ni bonificaciones. El mecanismo en este caso es similar al juego para adultos, pero simplificando la puntuación: un punto por letra, independientemente de cual sea.

INTELECT infantil, tablero naranja

Las fichas de este vetusto Intelect infantil son de plástico (como las de Scrabble), pero no disponen de puntuación, para hacer el juego más sencillo. En la siguiente imagen se compara una ficha de Intelect infantil con otra del Intelect actual.

Fichas de INTELECT infantily actual

No jugamos a la versión infantil, pero algunas de sus fichas tienen especial protagonismo en casa. El cartel de nuestro cuarto de los juguetes está creado con ellas.

Cuarto de los juguetes

Para terminar, una anécdota. De viaje por Guadalajara, visitamos el pueblo de Pastrana, aparcando el coche en la Plaza del Moco. Cuando volvimos a por él, descubrimos que junto a un contenedor de basura alguien había dejado unas cuantas cajas de juegos. Nada interesante, salvo un Intelect edición Luxe, totalmente impoluto y sin estrenar. A saber por qué había terminado en la basura, pero una amiga se lo acabó llevando para casa.

En fin: así es el Scrabble, o el Intelect, lo que tengáis más a mano. Uno de esos juegos básicos en cualquier ludoteca, sobre todo para aficionados a jugar con palabras. No es el único juego que tenemos con esa temática, pero el resto los dejo para posteriores entregas.

Seguiremos jugando.

Enlaces:
Página oficial de Scrabble
Falomir Juegos
Scrabble en la Wikipedia
Scrabble (e Intelect) en GameBoardGeek

16 comments on “Intelect (o Scrabble)

  • Jajaja… cierto es, vaya empanada la mía. Corregido. Lo peor de todo es que lo tenía apuntao bien, pero me pongo a hacer las cosas de memoria, mirando las fotos de refilón y pasa lo que pasa… :p

    Gracias por la corrección 🙂

    Responder
  • Bueno, a ver, un respeto, ¿eh? :p

    Lo primero: de mí no se aprovecha nadie, ni hacen falta trampas ni trucos… pierdo yo solito y con mucha dignidad xD

    Lo segundo: cuando quieras nos demuestras lo que sabes… jejeje 😉

    Responder
  • Necesito las reglasen español para Junior Scrabble. Soy una profesora voluntaria en Nicaragua y doy juegos de mesa a escuelas pobres. Gracias, carolina

    Responder
  • vale utilizar la.bonificacion de otra palabra.por ejemplo,hay una E de arte y esa E tiene doble tantp de.palabra yo es cribo tiñe,vale o no

    Responder
  • En el segundo ejemplo, yo hubiera añadido la D y la O a RAPIÑA. RAPIÑADO vale 18 puntos, pero al poner la O en el triple tanto de palabra, obtenemos 54 puntos con solo 2 letras. También valdría RAPIÑADA, pero es preferible conservar la A por ser más frecuente en español que la O, teniendo en cuenta que valen lo mismo.

    Responder
  • yo he visto en otra parte que la partida en el intelect comienza con el que tenga la letra más cercana a la Z, y otro la tiene, iría la siguiente, ¿es cierto ?

    Responder
  • tengo una duda, se puede añadir una palabra añadiendo por ejemplo una s al final de otra y formando a su vez una palabra con que contenga la letra s, y así contar en una misma jugada con el plural de la palabra que ya estaba y la palabra nueva que contiene a esa s??

    Responder
  • Hola. Me encanta este juego y nunca había visto la versión 3D, pero no encuentro en ningún sitio las instrucciones.Me preguntaba si alguien odría aclararme si la opción de jugar en vertical puede ser sólo opcional y en todo lo demás esta variante es idéntica a la tradicional (n* de letras, sistema de puntuación, etc). En definitiva, si es posible comprar el 3D y jugar en vertical o como toda la vida según me plazca o cuál me guste más. Gracias y saludos.

    Responder
    • Hola. Yo sólo he jugado al Palabras Arriba (que es en el que se basa el Intelect 3D) y la principal diferencia es que las fichas no llevan puntuación escrita. Se obtienen puntos según el número de nivel en el que se “apile” la ficha. En el Intelect 3D se añaden las casillas de puntuación doble y triple en el tablero, pero las fichas siguen sin tener puntuación escrita. Por tanto, si juegas al modo clásico, se perdería el modo de puntuar (todas las letras valdrían un puto, por ejemplo, sea comunes o más escasas). Saludos.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede usar estas etiquetas y atributos de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>