Tres canciones, sin flash

Escuchando: Go West (Pet Shop Boys)

Ha sido un fin de semana agotador. Pero me lo he pasado genial, ha sido increíble. El festival me ha encantado, y vivirlo así, con la cámara todo el día encima, licencia para disparar, y un montón de amigos entre el público y también sobre los escenarios, ha sido toda una experiencia.

Eso sí, hacer fotos a The Prodigy debería estar considerado deporte de riesgo. Malas bestias.

En definitiva, un gran festival con el que no pudo ni la lluvia. Ah, y sí, yo soy el de naranja. Casi doce mil personas el viernes, y ¿de quién salía el careto en la portada del periódico el sábado? Correcto.

Yo tengo ya algunas de mis fotografías adornando las crónicas de los conciertos (I, II, III). La mayoría de las fotos no valen ni para fondo de pantalla psicodélico, pero las que se salvan (teniendo en cuenta mi economía de medios) no están ni tan mal. Modestia aparte, y eso.

Poco más que contar: mucho trabajo, muchos planes. No tiene mala pinta este verano, no.

Seguiremos informando.

¡Ausente!

Escuchando: Can’t get enough (Infadels)

Si me notan como ausente estos días, es porque estoy cubriendo y descubriendo el Santander Summer Festival, que comenzó ayer.

Infadels es mi nuevo grupo preferido, y el concierto de Marlango, justo después, se hizo aburrido. A Leonor le sientan los tirantes como a nadie, eso sí.

Seguiremos informando.

Con sentidos

Escuchando: Sentirse bien (Pequeño Pecker)

Ayer, en su fiesta de cumpleaños, Héctor tuvo un montón de juguetes, comida, tarta, velas…. Y sin embargo…

Sin embargo, y aunque yo ya no tenga edad para estas cosas (o al contrario, tenga demasiada), el niño más mimado del fin de semana fui yo. Pero de lejos, ¿eh?

Seguiremos informando.

Uno más uno son siete

Escuchando: C’mon, Rajoy (Beef)

¿Quién nos lo iba a decir? Pues Marianico, claro. Espero que en su época de registrador de la propiedad hiciese mejor las cuentas. Ay, Mariano, Mariano, ¿cómo se te ocurre decir esto?

“Dos de cada tres ciudadanos de Cataluña no han apoyado el proyecto de reforma”

Aquí el de barbas mete en el mismo saco a los que se acercaron a votar que NO, a los que votaron en blanco, y a los que pasaron de votar y se fueron a la playa. ¿El que calla otorga? En este caso no. De hecho, más vale callar y parecer idiota, que abrir la boca y demostrarlo. Porque la frasecita es un insulto a cualquiera que tenga dos dedos de frente. Lo peor es que haya gente que le crea, que le ría las gracias, y que le voten, en lugar de botarle, que es lo que se merece…

Teniendo en cuenta que el NO ha tenido aproximadamente un 20% de los votos, con un 50% de participación, la cuenta es bien sencilla: el 10% de la población ha votado lo que Mariano quería. Uno de cada diez. Con una partipación muy baja, pero peores se han visto y entonces no pasaba nada…

Todo el mundo manipula, pero que en tiempos de Google Maps, y de Internet, haya gente que desprecie de forma tan descarada el rigor a la verdad y a las matemáticas más elementales, me parece sorprendente. E indignante.

Seguiremos informando.

Apuntes rápidos sobre un buen fin de semana

Escuchando: I bet you look good on the dance floor (Arctic Monkeys)

Tenía esto abandonado desde el día de mi cumpleaños. No ha sido intencionado; ha sido, sin más, porque apenas he parado en casa desde entonces, más que para dormir.

El jueves por la noche comenzó, por sorpresa, el fin de semana. Y entre visitas, regalos, encuentros, risas, calzados disecretos, sushi, pinchos y muchas cervezas, se me van pasando las horas como los sueños después del café en aquella película.

Hoy, fiesta de cumpleaños de mi sobrino y sesión de cine musical. No son malos planes para un domingo.

Seguiremos informando.

Una foto guarra

Escuchando: Shine a light (Wolf Parade)

Cuando decía que nos lo habíamos pasado pipa jugando con tres focos y un fondo, no bromeaba.

También me hicieron fotos a mí, espero poder hacerme con ellas en breve. Pero no colgaré ninguna aquí porque soy tímido.

Seguiremos informando.

¡Salta! ¡Flash!

Escuchando: Cántabros (Cahórnega)

El curso de fotografía, como curso, y para ser sinceros, no ha dado demasiado de sí, al menos para mí. Pero ha sido un fin de semana genial: gente majísima entre fotógrafos trotamundos, diseñadoras maqueras, asistentes que hemos juntado un arsenal en material fotográfico… todo ello en un albergue con cabañas en medio de un paisaje espectacular, y con una cocinera que nos ha cuidado el estómago a base de bien. Súmese una ruta que se hizo un poco larga con tanto calor (qué días, oiga), pero que mereció la pena por llegar a un sitio tan impresionante como La Braña de Los Tejos; costó subir, pero comer allí arriba tirados a la sombra de esos árboles fue la mejor de las recompensas.

El sábado por la noche no había ningún plan especial, pero acabó siendo uno de esos días en los que se acaba con agujetas de tanto reír. Acabamos a la una y pico de la mañana haciendo fotos tétricas, tontas y saltarinas a la luz de la luna y dos flashes.

Y hoy hemos estado viendo las fotos que habíamos hecho el día anterior, incluso organizando algún mini-concurso. El resultado ha sido claro: importa mucho más el ojo que la cámara, y en el curso había gente con muy, muy buen ojo.

Aunque lo mejor vino después. El rato que hemos estado jugando (porque ha sido eso, jugar) con tres focos de estudio y un fondo, ha sido para mi lo más provechoso del curso. Todos nos convertimos en modelos y fotógrafos por un rato, y el resultado fue divertidísimo. Hay que ver lo que dan de sí tres focos. Tomo nota.

En definitiva, lo que había dicho: un fin de semana genial.

Seguiremos informando.

Autonomía razonable

Escuchando: Believe it or not (Joey Scarbury)

– ¿Fecha de inicio de la actividad?
– Hoy.
– Ahá. Seis del seis del seis. Uy, vaya día.

Pues sí. Desde el Día de la Bestia, soy autónomo. Curiosamente, cuando terminaba de hacer el papeleo, sonaba en el hilo musical la canción de El Gran Héroe Americano. Qué cosas.

La idea era hacer una incursión rápida de un mes (alta + cobrar un trabajo + baja) pero todo va bastante rápido últimamente; parece que al menos por una temporada seguiré con esta aventura; de momento tengo suficiente trabajo como para no aburrirme. De hecho, tengo tanto que esta semana se me ha pasado sin darme cuenta.

Así que nada: ¿páginas web? ¿sesiones de fotos? Pidan, pidan presupuesto…

Poco más que contar de estos días. Ya es oficial que iré al Santander Summer Festival con pase de prensa (de momento sólo nos han dado uno de los dos que pedimos, eso sí, a ver si se estiran…) y para entrenarme con la cámara, este fin de semana toca curso: Liébana, albergue, Naturaleza, cámaras y trastos varios, unos cuantos amigos… si no fuese porque los próximos fines de semana serán -seguro- mejores aún, sería un plan insuperable.

Seguiremos informando.

PD #1: Página 54, esta vez.

PD #2: Hakuna Matata.