La Pepa en Santander

Galeón La Pepa

Tenemos en la bahía de Santander un galeón de visita, es gaditano y se llama La Pepa, en alusión a la Constitución de 1812. De hecho contiene un centro de interpretación sobre esa época en su interior.

[OE]Esta tarde he pasado por el puerto y he aprovechado para tirar algunas fotos rápidas con la cámara compacta. Si puedo me acercaré con calma a visitarlo y fotografiarlo con el resto del equipo. Estará atracado y abierto a visitas hasta este domingo. La estampa bien se merece unas imágenes de recuerdo.

Seguiremos fotografiando.

Micah engaña al mundo

Escuchando: Patience (Micah P. Hinson)

Micah P. Hinson

El viernes estuvo Micah P. Hinson en concierto en Santander. Se trataba de una cita aplazada: debería haber tocado en julio, pero sufrió un aparatoso accidente de tráfico con su banda (los Tachenko) y tuvo que aplazar la gira.

Se presentó sobre el escenario con secuelas aún: el brazo en cabestrillo le impedía tocar la guitarra, pero no dejarse la piel en el escenario. Así fue como comenzó…

Micah P. Hinson

… y así fue como terminó, después de interpretar todo el disco Trompe le monde de Pixies y cerrar con temas suyos de regalo, todo ello a una temperatura literalmente infernal en la sala. Después de los bises, bañado en sudor y con el resto del grupo ya descansando, explicó que por culpa del accidente se sentía frustrado al no poder tocar la guitarra; pidió un poco de silencio para poner el broche final, sólo con su voz. Desgarrador.

Micah P. Hinson

Llegó y se entregó, del todo. Tanto, que parecía imposible que al día siguiente pudiese dar otros dos conciertos. Así es Micah. Parece un personaje inofensivo y paleto sacado de la América más profunda, pero engaña. Es un genio que se pasa con bastante frecuencia por nuestra ciudad. La próxima, no se lo pierdan. Dudo que defraude.

Seguiremos informando.

Todos los raros fuimos al acústico

Escuchando: Allí donde solíamos gritar (Love of Lesbian)

Love of Lesbian en Santana 27, Bilbao

Este fin de semana ha sido muy musical, y uno de los conciertos en los que he estado ha sido un acústico de los catalanes Love of Lesbian, uno de mis grupos preferidos. Con su último disco, 1999, dieron un gran salto en cuanto a popularidad y capacidad de atracción de público. La primera vez que los vi en directo fue en Santander, con muy poquita gente. Las últimas habían sido en festivales donde iban de cabeza de cartel, con público multitudinario. Poco a poco fueron creando un espectáculo muy divertido, pero repetitivo y masificado. Si le sumamos un sonido en general por debajo de lo esperado (especialmente grave en su última visita a Santander, donde costaba reconocer las canciones), el resultado es un cierto recuerdo agridulce de sus últimos conciertos.

Love of Lesbian en Santana 27, Bilbao

Ahora están terminando la larguísima gira de 1999 con una serie de acústicos en salas pequeñas. El sábado tocaron en Santana 27, de Bilbao (muy poligonero todo, por cierto). Sólo dos componentes del grupo estaban representándolo: su cantante Santi Balmes y el guitarrista Jordi. Y la verdad: me hicieron recuperar la ilusión en la banda. Dos guitarras (prestadas) y la voz de Santi sobraron para dar vida a un repertorio que dejó un poco de lado el último disco para centrarse en el anterior (Cuentos chinos para niños del Japón), con bastantes pinceladas de Maniobras de escapismo, también. En casi dos horas de concierto pocos temas se echaron en falta.

Love of Lesbian en Santana 27, Bilbao

Tras un comienzo más serio (música de ascensores, noches reversibles, historia de una h que no quería ser muda, un día en el parque, la niña imantada, 1999, me llaman octubre…), como es habitual en ellos, volvieron con unos bises gamberros por donde desfilaron los sospechosos habituales: los astronautas de Houston, tenemos un poema, Marlenne, Me amo dedicado a Cristiano Ronaldo, el villancico de su cuñado Fernando, el amante guisante, los niños del mañana, el ectoplasta personalizado con protagonistas políticos, Shiwa en castellano y catalán, y algunas plantas (la primera vez que se la oigo en directo, la solían usar de música de fondo para cerrar y saltar a mezclarse con el público). Añádanse dos versiones: una respetuosa Lucha de gigantes y The one I love (REM).

Love of Lesbian en Santana 27, Bilbao

Vamos, que fue un concierto sencillo pero espectacular: por repertorio, por las idas de pinza de Santi Balmes, y por la manera de interpretar sus canciones desnudándolas, pero sin perder nada de intensidad. Menos disfraces, más música.

Así no hay quien deje de ser fan de John Boy.

Okela. Espartanos en Cantabria.

Escuchando: Cántabros (Cahórnega)

Okela por Pedro Santamaría

Me gustaría saber tanto de Historia como mi amigo Pedro. Siempre que uno charla con él, acaba aprendiendo algo. Es de las pocas personas con las que incluso puedo terminar discutiendo sanamente de política, aunque tengamos opiniones enfrentadas muchas veces. Es de ese tipo de personas con las que da gusto arreglar el mundo, con paciencia y unas cañas.

Todavía recuerdo cuando me comentó que se había decidido, había puesto manos a su obra, y estaba escribiendo una novela. Lo que nos contaba del argumento que tenía en la cabeza sonaba muy bien, y el título comenzó a ser una palabra habitual en sus conversaciones: Okela.

Al cabo de un tiempo, Okela dejó de ser algo abstracto para convertise en una carpetilla azul con un montón de folios impresos, los primeros capítulos a modo de aperitivo. Me zambullí con ganas en ellos, y descubrí que daba igual que fuese amigo del autor: conocido o desconocido, aquella historia no podía recibir más que alabanzas. No leí nada más que aquella primera decena de capítulos, me quedé con ganas de más, pero ahora lo agradezco: ayer compré en una librería Okela. Espartanos en Cantabria, y es una suerte tener su historia por explorar. En cuanto termine lo que ando leyendo, me pondré con ella. Anda que no hay ganas.

Okela por Pedro Santamaría

Después, ocupará un lugar de honor en nuestra pequeña biblioteca. Como tiene que ser, porque hace ilusión ver cómo con trabajo y constancia Pedro ha conseguido cumplir ese pequeño sueño que es ver una novela publicada. Espero que no sea la última. Enhorabuena, de verdad. Te perseguiré con el libro hasta que me lo dediques.

Por lo que leí, por lo que conozco a Pedro, por la pinta que tiene la novela (pueden leer el primer capítulo aquí), no puedo hacer otra cosa que recomendarlo. Novela histórica, persas, espartanos, cántabros… buenos ingredientes para pasar un buen rato. No se olviden de buscarlo en su próxima visita a la librería (o por Internet, si les da pereza).

Seguiremos leyendo.

Las tardes de septiembre

Escuchando: Septiembre aún es verano (Airbag)

península de la magdalena

El mejor día del verano ha llegado tarde, pero al menos lo ha hecho en viernes. La tarde la he dedicado a quedar con amigos, campo y playa, juegos de mesa, bizcocho casero, limonada de hierbabuena y fotos de recuerdo.

bizcocho

juego genial cartas

La noche está apetecible también, pero toca descanso que mañana tengo mi vuelta al cole particular, con examen. Como cuidador, pero con madrugón.

Seguiremos informando.

Así ha comenzado el TurboRock! 2011

Escuchando: The one before the last (Gigolo Aunts)

turbo rock  logo

Estoy intentando recuperar fuerzas después de la primera jornada del TurboRock!, el festival más guitarrero que en su segunda edición se está celebrando simultáneamente en Santander y Benidorm.

king salami

Lo de anoche fue impresionante, es un festival sin grupos de relleno. Con todo, me quedo con los directos de Gigolo Aunts (santa colección de himnos) y el descubrimiento de The Sadies, vaya lección que dieron sobre el escenario.

Dejo aquí un resumen rápido en imágenes de la jornada de ayer…

nu niles

the sadies

gigolo aunts

matthew sweet

nada surf

man or astroman

Hoy continúa la fiesta, y de qué manera. Buzzcocks, D Generation y fin de fiesta con Slim Cessna’s Auto Club. Va a ser mortal.

Seguiremos informando.