El Día del Libro, sea como sea

Escuchando: Bookshop Casanova (The Clientele)

Libros a liberar en el Día del Libro 2012

Todos los años igual: me tomo la celebración del Día del Libro con un entusiasmo infantil. Supongo que tener muy buenos recuerdos de mis libros de infancia ayuda. No he dejado de leer desde entonces, a temporadas más, a temporadas menos, pero siempre con algún libro cerca.

Hoy espero sacar un rato para acercarme a alguna de mis librerías preferidas de la ciudad, pero además lo celebraré “liberando” algunos libros, dentro de la iniciativa de BrookCrossing del colectivo Al Norte del Norte. En concreto, yo voy a dejar repartidos por Santander, en espera de nuevo dueño, los libros que aparecen en la imagen que encabeza estas líneas. Ya iré soltando pistas de dónde acaba cada uno. Son libros para todos los gustos, espero que alguno pueda ofrecer ratos de lectura tan placenteros como los que me han dado a mí. No acostumbro a desprenderme de mis libros, pero en este caso se trata de volúmenes que tenemos en casa repetidos después de unir nuestras respectivas colecciones. Regalando los míos consigo liberar un poco de espacio en la biblioteca, que ya está justita.

Para hoy, se me ocurren mil libros que recomendar. El imprescindible: Okela, de mi amigo Pedro, por si queda alguien sin leelo (el 1 de mayo estará firmando ejemplares en la tardía Feria del Libro de Santander). Para los que buscan algo diferente, se pueden pasar por Libro de Notas. ¿Libros infantiles? Me quedo con esa joyita de Santi Balmes y Lyona, Yo mataré monstruos por ti. Estos días vuelve Eduardo Mendoza con una nueva aventura del inolvidable detective Ceferino, también a tener en cuenta. En fin, hay tanto por leer, que cuesta decidirse. Pero lean. Háganse el favor.

Vivimos en tiempos acelerados en los que ya nos cuesta hacer una sola cosa a la vez con atención. Trabajamos pendientes del correo electrónico, comemos viendo la televisión, vemos la televisión pendientes del móvil, miramos el móvil mientras hablamos con otras personas, escuchamos música mientras hacemos deporte o la colada… ganamos tiempo para hacer todo a medias, y hay momentos en los que se agradece poder desconectar y centrar toda nuestra atención en una historia, unos reinos lejanos, unos personajes que nos conmuevan, que nos hagan reír, que nos permitan evadirnos por un rato, e imaginar. Que nos recuerden que podemos prestar atención, analizar y pensar sobre lo que leemos. Y de paso recordar cómo era eso de las ortografía y la sintaxis, que a este paso acabaremos todos escribiendo con los vicios que leemos en Internet y en los programas de mensajería. El horror. Lean, da igual si se trata de papel o de libros electrónicos.

Hablando de libros electrónicos, y en relación con lo anterior: si quieren probar, si quieren dar el salto, yo sigo recomendando los aparatos con pantalla de tinta electrónica, esos que son más sosos y más baratos. Se lee con mayor comodidad, la batería dura una barbaridad, y la experiencia es más parecida al papel. Sí, con un iPad o una tableta de pantalla de colorines se pueden hacer muchas más cosas (gastarse más dinero entre ellas), pero también tendremos muchas más interrupciones, o tentaciones de tenerlas (los avisos de las redes sociales, del correo electrónico, la curiosidad de consultar una web…)

Sea como sea, el libro electrónico ha venido para quedarse, por mucho que el mundillo editorial siga mirando para otro lado y silbando con disimulo. Ojalá pronto se equipare el IVA de ambos formatos, que sigue siendo totalmente injusto. Aunque el mayor problema sigue siendo que muchas novedades (y fondos de catálogo) directamente no se publican más que en papel (el caso de Murakami y su 1Q84 sigue siendo sangrante), y cuando lo hacen suelen estar por encima de los 10€. Teniendo en cuenta que sólo compramos el derecho a poder leerlo, pero no a prestarlo ni regalarlo, y que los gastos de fabricación y distribución son mucho menores, me sigue pareciendo una política de precios suicida. Sobre todo cuando la plataforma que se han inventado en este país para vender libros electrónicos, Libranda, es tal despropósito que resulta mucho más sencillo buscar en Google por las trastiendas más oscuras. Ahí Amazon tiene mucho que enseñar. Comprar un libro en su tienda es insultantemente sencillo, y con un click (literal) lo tenemos en nuestro dispositivo. A ver si aprenden los demás.

Nota al margen: recuerden que si quieren probar la tinta electrónica, en muchas bibliotecas públicas (la Central de Cantabria entre ellas) pueden pedir prestado un aparato de éstos durante 15 días. Libros para leer en él no prestan (salvo los clásicos que vienen de serie), pero el dispositivo para hacer la prueba sí.

A lo que iba: que disfruten hoy de sus lecturas, visiten alguna librería (hay volúmenes que nunca se podrán digitalizar), dejen un rato apagada la televisión y piérdanse entre las páginas de algún libro. Es un vicio que yo espero no perder nunca.

Seguiremos leyendo.

Agfa Optima Sensor

Agfa Optima

Hace unos días por fin tuve un rato para probar una de las últimas cámaras que ha llegado a la colección de casa, la cámara de su comunión. Se trata de una Agfa Optima Sensor Electronic, de comienzos de los años 80.

Agfa Optima

Después de encontrar unas pilas de botón que la reviviesen (usa electrónica para la medición de luz), metí un carrete de blanco y negro (Kodak T-Max 400) y me fui a recorrer lugares comunes para ver si salía algo.[OE]

Agfa Optima

Bahía de Santander

Y sí, la cámara sigue en perfecto estado. Con este tipo de cámaras con enfoque manual por escala (con tres posiciones marcadas) hay veces que el foco se me va un poco, pero en general cumple con creces; estas cámaras están fabricadas para funcionar muchos años como el primer día.

Bahía de Santander

Bahía de Santander

La sesión de aquella tarde de niebla fue un repaso de mis rincones habituales… se pueden ver todas las fotografías (resultado de un revelado casero y una visita al escáner) en mi cuenta de flickr

Bahía de Santander

Bahía de Santander

Una cámara más con la que poder jugar. Seguiremos fotografiando….