Memorias de cuarentena (III)

Hoy se cumple un mes desde que comenzó nuestro confinamiento. Un mes con nuestros tres niños sin salir de casa. Y hasta ahora lo llevaban relativamente bien. Pero empieza a notarse el encierro, ellos se aburren, nosotros vamos agotando la paciencia. Y es que al final en la gestión de esta crisis se está echando en falta que alguien piense en los niños y en sus necesidades (más allá de discutir qué hacer con el curso escolar y cómo evitar que pierdan materia… como si tuvieran poco con lo que lidiar).

Hace un mes todavía podíamos soñar que no era para mucho tiempo. Ahora ya sabemos que ha sido largo y lo será más aún. Se van descartando poco a poco las vueltas al cole, las vacaciones planeadas, los conciertos, los festivales…

Ya cuesta decir eso de que «todo saldrá bien» porque no, no está saliendo bien. Ya nos conformamos con que no salga demasiado mal. O que salga, sin más. Pero cuando volvamos no será a la normalidad, no a la que conocíamos. Habrá que habituarse a nuevas costumbres y echar mucho de menos otras. Pero al menos esperemos que lo podamos hacer (casi) juntos.

Seguiremos informando.

Mi(ni) despacho

Ahora que estamos todos a vueltas con el tele-trabajo, un par de apuntes:

Uno. Trabajar desde casa es posible en muchos más casos de los que se imaginaba. Es cierto. Pero no pensemos que este experimento colectivo a causa de la pandemia es un ejemplo de tele-trabajo. No. No hay que sacar conclusiones de rendimiento cuando muchos clientes y proveedores están cerrados, los niños están por casa revoloteando alrededor y todos tenemos la cabeza (además) a otras cosas. Es una situación de emergencia. El tele-trabajo habitualmente es más tranquilo y se puede organizar mejor. Palabra.

Dos. Hay que buscar un hueco en casa para montar el espacio de trabajo. Por si sirve de inspiración, os cuento mi experiencia. Cuando nacieron los mellizos mi despacho se convirtió en su habitación y yo me fui con mis trastos a… donde pude. Que en mi caso fue un hueco en el dormitorio donde hasta entonces había un armario auxiliar. 80 centímetros de ancho. Con planificación y un poco de maña conseguí encajar ahí un escritorio que teníamos por casa, un par de baldas y listo: el ordenador de sobremesa (con una tira de luz tras la pantalla como iluminación nocturna), mi SAI, un hueco para almacenar el portátil, escáner, impresora, tableta de dibujo, mi montón de discos duros convenientemente guardados y ocultos, un cajón para cargadores y accesorios… y todo ello sin demasiados cables a la vista gracias a un par de guías en las esquinas.

Eso y unos cascos con cancelación de ruido son mi equipo de batalla para estos días.

Seguiremos trabajando. Desde donde sea.

Memorias de cuarentena (II)

Todo saldrá bien

Estas memorias están siendo un poco escasas. Es lo que hay. La gente que se aburre durante el confinamiento no tiene hijos, o no tiene tres, o no los tiene tan pequeños. Los nuestros llevan 26 días sin salir de casa (como debe ser). Y lo llevan razonablemente bien. Nosotros tenemos nuestros momentos, pero no nos quejamos. O sí, pero poco. Tenemos salud, comida, trabajo, Netflix y Disney+.

Los primeros días intentábamos llenar sus días de rutinas, actividades, manualidades. Ahora pasan un poco ya de nosotros. Con todo, hay más tiempo del habitual para jugar con ellos, dibujar, ver películas, leer cuentos, montar LEGO. Luego les pierde la intensidad y llegan las carreras (¡perdón, vecina de abajo!), los gritos y las peleas. Forma parte del pack.

Por la ventana sigo viendo pasar un montón de personas. Es cierto que vivimos enfrente de dos supermercados, cerca de panaderías y tiendas de alimentación, pero la gente (sobre todo la gente mayor) sigue saliendo a hacer compra diaria, y el pan que sea recién hecho. Yo no he visto tantos perros en mi vida. Nosotros no tenemos y hacemos compra semanal (no da para alargarlo más, comen mucho), así que cuando salimos lo hacemos ya con cierta aprensión.

Toca tener paciencia. Abril seguirá con esta misma rutina y en mayo ya veremos. La gente que se imagina saliendo a la calle a abrazarse en los bares se va a decepcionar. Volveremos a lo que solía ser nuestra normalidad poco a poco, si es que la logramos recuperar del todo. De momento lo importante es mantener a raya el número de contagios, para que puedan respirar un poco los que están en primera línea.

Seguiremos aplaudiendo. Por ellos. Seguiremos informando.

Memorias de cuarentena (I)

Pandemia. Todo lo que nos parecía normal se ha tambaleado. Llevamos una semana confinados en casa y las calles han pasado a ser territorio hostil al que aventurarse para lo básico durante el menor tiempo posible. Los niños encerrados en una casa que se queda pequeña para tanta energía, para tantos juegos, para tantos gritos.

Y lo peor está por venir. Hay que mentalizarse. Hay que quedarse en casa. Hay que quedarse en casa. Hay que quedarse en casa. A ver si a fuerza de repetirlo -o de multas ejemplares- los insensatos van entrando en razón.

Es tiempo para reflexionar. Lo que más echemos de menos es lo que realmente nos importaba, aunque no lo diésemos importancia. Pasar tiempo con nuestros padres, con nuestros amigos. Los paseos por la calle saludando a algún conocido. Escaparse algún rato a disparar unas fotos a mis lugares comunes. Pasear con mis niños, pasear en familia. Salir. Entrar. Improvisar. Vivir sin miedo.

Volverá la calma, pero será una lucha dura, y será larga. Y volveremos a las calles. Poco a poco y con dudas. Y faltarán algunos, esperemos que no muchos. Luchemos para que no sean muchos, aunque nuestro papel en la batalla sea tan (aparentemente) banal como quedarse en casa.

Mientras tanto toca trabajar en lo que se pueda, toca pasar tiempo con los niños para que nos contagien de optimismo, toca intentar sacar lo bueno del confinamiento, toca valorar lo que tenemos.

Y toca también revisar el catálogo de fotos para rescatar disparos, para pasear por los rincones donde solíamos gritar.

Seguiremos informando.

¡Felices Fiestas!

Aunque este rincón esté bastante abandonado, no pierdo la intención de volver a dejar caer líneas de vez en cuando. Puede ser uno de los propósitos para este próximo 2020. En cualquier caso, que tengáis todos unas muy felices fiestas y que el año nuevo venga cargado de ideas, proyectos y momentos por compartir.

Seguiremos informando.

Vamos a por 2018

Feliz 2018

Apenas tengo tiempo para repasar el año que termina. Apenas tengo tiempo, en general.

2017 lo hemos pasado a la carrera, con la lengua fuera, intentando aprender cómo gestionar esto de la familia numerosa. La parte buena me la salto, porque se sobreentiende: tres hijos como tres soles, que nos regalan momentos maravillosos. La contrapartida: la falta de sueño, de energía, de tiempo, de paciencia.

Terminamos un año en el que hemos hecho mil planes que invariablemente se han ido al traste; ha sido un 2017 de improvisación y de planes B. Ha sido un año que hemos sobrevivido. En 2018 no queremos sobrevivir, queremos vivir. Y pondremos todo nuestro empeño en ello. Que nos faltará sueño, pero no sueños.

¡Feliz entrada en 2018!

Yo concilio

Llevo un tiempo rumiando la idea de dedicar unas líneas a ese tema tan peliagudo de conciliar. Ahora que soy padre, me doy cuenta de que el sueño no es lo más difícil de conciliar. Intentar buscar el equilibrio entre la vida familiar y la laboral siempre es muy complicado, pero si ya añadimos hijos de por medio, y se vive en este peculiar país, la tarea se vuelve bastante cuesta arriba.

Dice el diccionario que conciliar es «hacer compatibles dos o más cosas«. Trabajar y disfrutar de la familia. Aunque para hacerlas compatibles haya que renunciar, recortar, limitar. Renuncias, recortes y limitaciones que en España tienden a ser más acusados que en países más avanzados en estos temas del vivir.

En este texto voy a expresar mi opinión y mi experiencia sobre el tema. Ojo, es mi punto de vista, basado en mis circunstancias personales. Ya se sabe lo que dicen de las opiniones y los culos. Pues eso. No tiene por qué ser generalizable. De hecho nunca me he considerado la persona más normal del país, afortunadamente.

 

Teo ábaco

 

A lo que íbamos. De repente te conviertes en padre. Me voy a saltar toda la parte de «es la mejor experiencia de la vida«, «por mucho que te lo hayan contado hay que vivirlo» y demás. Voy a avanzar un poco la película a cuando las cacas, los lloros, y los «sujétale bien la cabeza» están relativamente controlados. Ese momento, unos pocos -muy pocos- meses después del nacimiento de la criatura en el que toca reincorporarse al trabajo. Situación que lo más normal es que se coma la madre, porque en este país lo habitual es que el permiso sea más de maternidad que de paternidad. Si los padres (masculino, plural) reclamásemos más tiempo en nuestros trabajos quizás poco a poco en las entrevistas se dejase de preguntar a las mujeres si van a ser madres. «No, no pienso tener nunca hijos por el miedo a que me salga un responsable de recursos humanos«.

Sigue leyendo

De vuelta a la rutina

Thomas

Quedan clausuradas otras navidades. Después de elecciones, loterías, noches buenas, comilonas, cambio de año, quedadas con amigos que vuelven a casa, compras, clima inusual, incendios malditos, encargos, más comilonas, cabalgatas, noches de Reyes y reuniones posteriores para compartir regalos, creo que ya está todo hecho, un año más.

Ya están prácticamente quitados (casi) todos los adornos navideños de casa, y tenemos el salón que parece que nos ha explotado una juguetería. Lo normal. Vivir estos días con el pequeño Teo los convierte en algo un poco más especial, aunque se entere sólo de la fiesta a medias. Eso sí, nos ha salido el chiquillo adicto al roscón. No cabe duda de que lleva nuestros genes.

Y ahora, toca volver a la normalidad. O a lo que sea que hacemos habitualmente.

Seguiremos informando.

 

Un poco de Instagram para cerrar el año

#2015bestnine

Sé que lo tradicional es que publique aquí mi resumen del año en 12 fotografías, una por mes. Pero esta vez he tenido el ordenador reparando, me ha llegado ayer, y estoy todavía reorganizando la librería de fotos. Lo haré, pero hoy no me da tiempo.

Así que para compensar, vamos con una alternativa: las fotos que más han gustado en mi cuenta de Instagram. Gracias a la herramienta de 2015bestnine, he generado este mosaico de resumen. Y está claro quién es el protagonista, aunque lo mantengamos en un discreto anonimato. No se ha llevado fotos ni nada en este 2015.

El año que termina nos ha dejado un poco de todo, pero en general me quedo con la idea de que lo bueno ha sido muy bueno, y lo malo se nos ha pasado enseguida con la siguiente carcajada del pequeño Teo. No le pido nada más al nuevo año que más de lo mismo.

Que tengáis todos una muy buena entrada en 2016. Es un año que promete.

¡Feliz año nuevo!

Estoy de vuelta

We're home

Hola a todos, si es que hay alguien por aquí. Después de un parón de unos cuantos meses, esta bitácora vuelve a cobrar vida. O eso pretendo. He estado haciendo bastantes cambios, y aunque faltan algunas tuercas y tornillos por aquí y por allá y una mano de pintura, de momento habrá que conformarse, que no hay tiempo para mucho más.

Parece que una vez más, seguiremos informando…