Parece que hay un incendio

Escuchando: Alegrías del incendio (Los Planetas)

Parece que hay un incendio, cada vez que nos juntamos.
Parece que hay un incendio, cuando tú estás a mi lado.
Parece que estoy ardiendo, cuando tú estás a mi lado, parece que estoy ardiendo.

Vamos a tener que vernos, aunque estén todos en contra.
Vamos a tener que vernos, ellos te tienen de sobra y yo te echo de menos.
Ellos te tienen de sobra. Y yo te echo de menos.

Esto es para contarte, que aquí te espero
para decirte al oído lo que te quiero, para poder decirte lo que te quiero,
así que ya lo sabes, aquí te espero.

Cuando te acercas, gitana, es quererte y adorarte
Cuando te alejas, gitana, se habrán secado los mares y la luz de la mañana,
se habrán secado los mares y la luz de la mañana.

Porque te llevo dentro, como a mi vida
eres dueña y señora del alma mía.

Desde el azul del cielo, pídeme que apague el sol.
Desde el azul del cielo, pero no me pidas no que olvide lo que te quiero.
Pero no me pidas, no, que olvide lo que te quiero

Mira que eres bonita, qué guapa eres.
Eres la más bonita de las mujeres
Eres la más bonita de las mujeres
Mira que eres bonita, qué guapa eres.

Seguiremos informando.

PD: Por la mañana incendio, y por la tarde el centro acordonado por la policía (aún no sé por qué). ¿Siempre estoy en el centro de la noticia, o sucede todo a mi paso? ¿tendré poderes? El que crea en la telequinesia que levante mi mano.

Todos queremos uno

Escuchando: Hanging on the telephone (Blondie)

En toda mi vida de friki, no recuerdo haber visto jamás una expectación como la que ha creado Apple con su nuevo producto. El teléfono que sale a la venta mañana en Estados Unidos ha conseguido copar las noticias tecnológicas de las últimas semanas. Todos queremos tener uno, y babeamos al ver los vídeos de la página de Apple.

Sin duda, revolucionario. Y eso se paga. Quinientos dólares el modelo más barato, más un contrato de dos años con la compañía telefónica no es moco de pavo. Y aún así, calculo que las existencias mañana van a durar un suspiro.

En Europa tenemos tiempo para ahorrar. Hasta finales de año no lo veremos por el viejo continente, y habrá que ver cómo. El hecho de que no soporte la tecnología 3G es un escollo, desde mi humilde punto de vista, más que importante. Ése y las limitaciones del juguete, que también las tiene. Ni videoconferencia, ni batería extraíble, ni tarjetas de memoria, ni melodías de llamada sin pasar por caja, ni mensajes multimedia… Definitivamente, esperemos que a Europa llegue la versión 2.0.

Defectos o carencias aparte, va a dar mucho que hablar. Y eso que sigo viendo con recelo estos aparatos todo en uno. Tiene cámara, es un móvil, una agenda, un reproductor de mp3, y un dispositivo para conectarse a internet… pero yo sigo prefieriendo tener una buena cámara, un buen móvil, una buena pda con la que poder conectarme, y un iPod con una cantidad decente de gigas.

Y un bolso para llevarlo todo, claro.

Así que nada. Mañana estaré atento a las primeras impresiones de los americanos del norte, pero también a los indicios que todo esto puede dar sobre la próxima generación de iPods. Visto lo visto, prometen.

Seguiremos informando.

¿A qué piso va?

Escuchando: Neon Bible (Arcade Fire)

Universität Mozarteum

Está siendo una semana muy cansada, tengo ganas de no hacer nada, pero no sé cuándo podré (no) hacerlo. Mucho trabajo, muchas tareas pendientes, un curso internacional, y jaleos varios están consiguiendo que arrastre mucho sueño, y por añadidura que tenga este rincón un poco descuidado.

Igual de abandonadas tengo las fotos del viaje a Salzburgo. Algunas ya he dejado caer, pero son una mínima parte de las que guardo en la recámara. Con tiempo, irán saliendo de la chistera lagos, castillos, islas y palacios. Prometido.

Seguiremos informando.

PD: ¿En un ascensor? Genios.

Punto de partido

Escuchando: Otro verano (El último de la fila)

La anterior ha durado casi una veintena de años. Es hora de renovar. Tenemos red nueva.

Queda inaugurado este verano. Seguiremos jugando.

¿Qué es la razón?

Escuchando: Dios por dios es cuatro (Love of Lesbian)

Cuentos chinos para niños del Japón. Yo también soy lesbiano.

Hoy se celebra el Día Europeo de la Música. Para celebrarlo, muchas tiendas y sellos andan de ofertas. Aprovechen. Es una semana fantástica; también en El Corte Inglés. Allí tuve que ir hace un par de días, y entre descuentos y restos de devoluciones, me llevé un disco genial a precio de ganga. Love of Lesbian han vuelto, y de qué manera.

No soy objetivo, lo reconozco. Su disco anterior, Maniobras de Escapismo, se ha convertido en uno de mis lugares comunes, lo he escuchado sin descanso hasta aprendérmelo de carrerilla. Y lo sigo disfrutando como el primer día.

Por eso tenía muchas ganas de echar el guante a su nuevo trabajo. Si el anterior (que significó su cambio del inglés al castellano en las composiciones) tiene un marcado tono humorístico, Cuentos chinos es un poco más amargo e intimista. Aunque hay tiempo para todo.

El disco comienza con Universos infinitos. Un inicio calmado, metafísico, que va creciendo en intensidad hasta culminar con uno de esos estribillos grandiosos que se han convertido en marca de la casa. Yo ya no puedo hacer más si esta más siempre más resta

La niña imantada es una canción peligrosa. Un par de escuchas y ya se te ha quedado dentro. Desde la marcada batería que domina su comienzo hasta los arreglos setenteros del estribillo, un tema redondo. En descuidos crearemos universos, niña imantada.

Noches reversibles trae de regalo otro de esos coros de alta intensidad. Comienzo delicado para otra gran composición in crescendo. Recuerda que si caímos en picado es porque a veces fuimos nubes con la mente.

El disco continúa con Los colores de una sombra, una de las letras más amargas de todo el trabajo. Cuarta canción, y el listón sigue altísimo. Ya ves, no lo he podido aceptar, que aún te eche de menos, y que este menos vaya aún a más.

Un día en el parque podría ser un ejemplo de cómo hacer una perfecta balada folk. Más desnudos de arreglos que en los temas anteriores, Love of Lesbian nos regalan otra joya…. Ahora me escondo y te observo, y te puedo decir: yo mataré monstruos por ti, sólo tienes que avisar. Ya hace algún tiempo salté y caí justo aquí

Villancico para mi cuñado Fernando es la primera incursión de esta entrega en el humor absurdo. El cuñado de Marlene nos felicita las fiestas con alegría contagiosa. Me da igual que sea Navidad, con hilo dental pienso hacerte la circuncisión. Mira, Fernando, me caes muy mal

El disco avanza sin recuperar del todo la seriedad. Shiwa (todo a Zen) es un mantra con coros de gente de Standstill y Sidonie. La palabra Shiwa es un estado espiritual, si la dices alta el mundo se iluminará.

El siguiente tema nos aleja de la formalidad todo lo posible. Recordando a los mejores Petersellers, aparece en el disco Me amo: canción dedicada al espermatozoide que quedó segundo. Un éxito inmediato, infalible, divertido, pegadizo y que se ha convertido ya en habitual de mis sesiones. Hoy voy a decirlo: ¡cómo me amo! Y tú ya no puedes hacerme daño. Soy un ser divino, ven a adorarme

Después de la fiesta, continuamos. Una pequeña píldora de poco más de dos minutos, como fuera Me llaman Octubre de su anterior trabajo, contiene otra joya: Historia de una hache que no quería ser muda. Soy un caso extraño, tan fácil y tan simple, y no sé expresarlo. Tan sólo grita mi reloj.

Hay que quitarse el sombrero ante La parábola del tonto. Soy un picajoso, y le pondría una pequeña pega a su letra (Antes que te vayas pide un “de” ahí en medio). Por lo demás: en pie y ovación cerrada. He tirado bolsas llenas de ansiedad, y aquellos defectos que uno guarda por guardar.

Podría ser el final perfecto para el disco, pero no: aún hay más. Un epílogo para niños del jabón. Tras un pequeño momento de reflexión, aparece Dios por dios es cuatro. Alegre y ácida. Europa necesita hombres con más valor, y no niñatos con flequillo en bandas de pop.

Otro momento de reflexión, y llegamos, esta vez sí, al final. Con un bis. Shiwa, en catalán, con las mismas colaboraciones pero distintos arreglos. Una versión más conseguida que la original, en mi opinión.

Se acaba el disco y uno no hace más que preguntarse: ¿por qué cojones en la radio no hace más que sonar esa odiosa canció de “me muero por besarte”? (sospecho que de morir, morirá de un ataque de engolamiento de voz). ¿Por qué trabajos como el de Love of Lesbian pasarán de puntillas por delante de un panorama musical mediocre, previsible y enlatado? Qué mundo éste.

Como dicen los lesbianos: nos encantan las mentiras si están dichas de verdad.

Feliz Día de la Música. Seguiremos informando.

PD: Merece la pena comprarse el disco aunque tan sólo sea por leer la esquizofrénica página dedicada a “el antiguo niño prodigio”, o las “no gracias”. Genio y figura.

I had a dream last night

Escuchando: Mazinger Z (Los Petersellers)

Soñé que en nuestro minúsculo bar habitual se organizaba un concierto fantástico, que empezaba casi a la medianoche, y por una vez en nuestra ciudad, no pasaba nada salvo que todo el mundo lo disfrutaba.

Soñé, incluso, que me dedicaban la primera de las canciones.

Soñé que mis amigos aparecían allí con una caja enorme envuelta en papel de regalo, de la que salía un Mazinger Z al que la expresión “muy grande” no le hacía justicia.

Soñé que terminábamos la noche entre bailoteos y música divertida.

Cuando desperté, el sueño seguía allí.

Mil gracias a todos…

Seguiremos informando

No será peor, seguro que es mejor

Escuchando: Cumpleaños total (Los Planetas)

Globos

Parece que fue ayer cuando me visitó mi vecina del ártico, y ya ha pasado un año. Hay que ver lo que pueden cambiar las cosas en tan poco tiempo.

Hoy ha comenzado bien el día. He soplado velas en la cama, y he venido a trabajar en el autobús leyendo mi primer regalo.

No sé lo que me deparará el resto de la jornada, pero sé que acabaré pasándomelo bien en una fiesta.

No sé lo que me deparará el resto de la treintena, pero como continúe tan bien como ha empezado, peinaré con gusto canas.

Seguiremos cumpliendo años.

Zurück

Escuchando: Take you on a cruise (Interpol)

Esta mañana, en el avión, pensaba en lo lejano que me parecía el viaje con el que inicié las vacaciones. Ya terminaron. No me voy a poner ahora a relatar lo que han dado de sí estos diez días; bastante tengo con volver a adaptarme al ritmo habitual de trabajo y obligaciones. Mañana será un día duro.

De mis andanzas por Austria y Alemania he vuelto con muchas vueltas de ventaja a lagos, excursiones sobre y bajo tierra, una libreta Moleskine garabateada con recuerdos, un reportaje de bodas, la satisfacción de recordar algunas palabras de mi ya oxidado alemán, y el placer de disfrutarlo todo a golpe de sonrisa con alguien especial. También: con la sensación de que podría haber sido un poco mejor. Con todo, unos días inolvidables. Y para los amantes de la curiosidades: sí, he hecho muchas fotos. Casualidades que tiene la vida, han sido exactamente 2007.

Seguiremos informando.