Millás, María y Mercedes

Escuchando: Mola, guay, ok (The Mockers)

Hoy ha sido el cumpleaños de mi hermana. Al final le he regalado un reloj muy chulo, pero he estado a punto de hacer la jugada al más puro estilo Homer… y es que echando un vistazo a las novedades editoriales, he visto que Millás tiene libro nuevo. Más que libro parece uno de sus articuentos, pero en cualquier caso tiene muy buena pinta. Me lo apunto en la lista de pendientes…

Seguiremos informando.

PD: Regalo, cortesía de FNAC… el prólogo del libro…

Si todas las Marías del universo se declararan mañana en huelga, la economía mundial se vendría abajo…

El miedo al compromiso, el odio a tu trabajo, enamorarse y otros éxitos del pop

Escuchando: The district sleeps alone tonight (The Postal Service)

“¿Qué fue primero: la música o la tristeza? ¿Me dio por escuhar música porque estaba triste? ¿O es que estaba triste porque escuchaba música? ¿No te convierten todos esos discos en una persona de tendencia melancólica?”

Si, he recaído. Estoy volviendo a leer, a ratos e intercalado con otro libro, las aventuras de mi tocayo Rob Fleming. No, volver a ver la película no iba a ser suficiente.

Seguiremos leyendo.

Me gusta hacer fotos en los conciertos

Escuchando: See the Moon (Lazy)

Lazy. Concierto en un pub a pie de playa. Bastante gente. Ambiente animado, muy divertido. Llegan los bises: versiones. La primera de The Cure. La última, el Comfortably Numb de Pink Floyd. Y de fondo, tras los ventanales, una intensa nevada sobre la playa.

Pequeños momentos especiales.

Seguiremos informando.

A todo trapo

Escuchando: Comfortably Numb (Pink Floyd)

Este año me he propuesto como ejercicio práctico hacer un reportaje sobre nuestras playas en invierno. Que tienen tanto encanto como en verano, si no más. Ya he hecho unas pocas fotos, algunas ya han aparecido por aquí. Pero si, de momento, me tuviese que quedar con una como portada, elegiría ésta de hoy, de hace un rato. Es un buen resumen.

Qué frío. Abríguense.

Seguiremos informando.

La princesa Leonor

Escuchando: My Love (Marlango)

Un concierto precioso. Marlango ha pasado esta noche por Santander. Han empezado muy tranquilos, con una puesta en escena sobria, humilde. Han sido tímidos, algo parados, sobre todo Leonor. Pero han sonado prácticamente perfectos, han acabado consiguiendo momentos de cercanía con el público, han retorcido agradablemente alguna de sus canciones, han hecho versiones, han hecho bromas, han hablado en susurros, han subido el ritmo al final, y nos han dejado muy buen sabor de boca.

No, esto no es el capricho de una actriz. Esto es música, sin más. Bravo.

Seguiremos informando.

Sesión doble

Escuchando: Beautiful Mess (Marlango)

Pues sí, mañana toca ración doble de conciertos. Primero, Marlango. En su anterior visita a Santander me quedé con las ganas, y las he guardado hasta ahora. A ver qué tal suenan. La cosa promete.

Y después de su concierto… otro. Santander lleva ya unos cuantos días con una epidemia de carteles como éste (aunque en un color morado bastante más llamativo), anunciando el directo de Lazy. Carteles que llevan, además, una foto con mi firma, resultado de una divertida y playera sesión de fotos.

En breve saldrán a la luz más fotos de ese día, porque creo que Lazy anda preparando su página web. O eso dicen. Que hay alguien que se la está diseñando. Son rumores. Bien fundados.

Seguiremos informando.

Actualización: hoy sale esta foto en El Diario Montañés, junto a una entrevista al grupo. Sólo en la edición en papel, eso sí. En la digital se les ha debido de traspapelar esa página.

Teddy, hoy he sido bueno

Escuchando: Tom Sawyer – Live (Rush)

Comprar entradas para conciertos siempre me sale caro. Sí, porque aunque las compre por internet, tengo que ir a que me las impriman; a la tienda Tipo, en concreto. Y rara es la vez que salgo de allí sólo con la entrada.

Hoy, mientras me fabricaban la entrada que compré el otro día, a velocidad absurda (mente lenta), eché un vistazo a las existencias. Y claro, para mí, ver un nuevo dvd de Rush, y comprar un nuevo dvd de Rush viene a ser lo mismo. Nunca entenderé por qué estos tres genios canadienses son tan desconocidos en nuestro país. En fin. A cualquiera que le guste el Rock, deberían obligarle a escuchar Rush. Si “son los putos amos” fuese una frase habitual en mi repertorio (que no lo es) se la dedicaría a ellos. Ya lo siento, vecinos, ya acaba, ahora os dejarán de temblar las paredes. Un día es un día.

También he comprado un disco. Cuádruple. Un recopliatorio de música indie. La verdad es que hay bastantes canciones que ya tengo. Otras muchas no. En cualquier caso la selección es muy buena: Unfinished Sympathy, La Granja, Chucho, Siwel, Madee, El Columpio Asesino, Elliot Murphy, Lori Meyers, La Buena Vida, Australian Blonde, Schwarz, La Habitación Roja, Tokyo Sex Destruction, Postal Service, Tachenko, Ken Stringfellow, Parker and Lily… vamos, que sólo por no molestarse en hacerse uno mismo la selección, ya merece la pena. Por eso, y porque me ha costado 3,99 euros. Y son cuatro discos.

En fin. Al menos es un vicio sano.

Seguiremos informando.