A mí no me abla nadie

Escuchando: Don’t speak (No doubt)

Coincidiendo con la nueva imagen de Movistar (ya, saben, esa campaña en la que se han gastado 75 millones de euros para calcar el logo del Canal Megatrix), ha abierto una nueva tienda de telefonía en Santander.

Ahora bien. Me da igual que tengan el nombre regitrado; me da igual que sea el resultado de obtener el acrónimo de la denominacion social de la empresa, o las iniciales del árbol genealógico de la comercial a la que tira los tejos el primero. Me da igual. Me la suda.

Pero eso sí, como nombre para una tienda de telefonía, me parece muy poco afortunado. Muy poco. Nada, vaya.

Y ya que hablo de Telefónica y filiales, aprovecho para dejar por aquí el enlace al weblog de El Teleoperador, donde un sujeto que se gana las perras (pocas, seguro) haciendo lo que indica su nombre, cuenta sus desventuras. Sin desperdicio, claro. Y es que teleoperador que controla y usuario inepto es una de las dos combinaciones que pueden producir conversaciones surrealistas. La otra es teleoperador inepto + usuario que controla (todavía no me he recuperado de aquella llamada en la que me ofrecían un móvil con inflarrojos… sic…)

Hoy he hablado yo también con una teleoperadora. De FNAC, en concreto. Tienda a la que (al menos en su versión on-line) estoy cogiendo un poco de tirria. Su pasarela de pago no funciona ni con Mac (no problem, ahora mismo no tengo) ni con otro navegador que no sea el Internet Explorer (vayapordió). Y encima, compro un producto en el que ponía disponible en 24 horas, y en la confirmación del pedido me dicen que lo recibiré el día 14. Cojonudo.

Lo que he comprado es el disco duro externo para intentar sacar mis datos del Mac. Sí, aún sigo así. Después de patearme la semana pasada todas las tiendas y centros comerciales para comprobar que no había lo que yo quiero en todo Santander, lo encargo en Pc-Box, me dicen que me lo traen para hoy, pero, oh, cielos: no hay existencias y no saben cuándo tendrán. Qué dolor, qué dolor, que pena. Quién me mandaría a mi vivir en un pueblo sin existencias de nada…

En fin. Seguiremos despotricando. Informando. Pero nunca ablando.

PD: Echo de menos mi Mac. Cuando usaba el PC sólo para un par de cosas, iba de fábula. Ahora que lo uso por narices para todo, ya llevo un par de reseteos súbitos y alguna pantalla azul. Viva.

8 comentarios en “A mí no me abla nadie

  • R yo que tu hacia una cosa, iba al carrefour, piyaba un disco duro externo, miraba aver si podia salvar los datos del Mac y luego devolvia el disco duro,.. es una jugad ainteresante, y no te van a poner trabas,…

    Responder
  • Bueenoooo, lo que les faltaba a los adolescentes adocenados que escriben acrónimos con faltas de ortografía con el móvil.
    Apuesto a que, en un año, la hache ha desaparecido del idioma.
    Menos mal que a Telefónica ya no la pagamos todos…
    Claro, luego estos adolescentes llegan a ser programadores y te encuentras con mensajes como el que me salió ayer en un programa:
    «Un error a sido encontrado».
    (y no vamos a hablar de la redacción-traducción barriobajera).

    PD: Lo tuyo con los PC’s es odio mutuo.

    Responder
  • Andérez: si, es una idea… (de hecho, uno de los primeros sitios a los que fui, fue al Corte Inglés); pero bueno, de todas formas yo ya tenía en mente pillarme un disco externo. El problema es que para recuperar los datos, necesito instalar el sistema operativo en él, y arrancar desde ahí. Y eso con el Mac sólo se puede hacer si es un disco Firewire. Y ocmo luego en el PC no tengo puerto Firewire, si encuentro un disco dual USB/Firewire, pues mejor que mejor. ¿Problema? Que no hay ni uno en todo Santander. Hay que encargarlo. Y en esas estoy…

    Jaime: Ya te digo. Es una irresponsabilidad total llamar así a una tienda. Con esto damos un paso de gigante hacia una España de analfabetos funcionales. Viva. Y lo que es peor: eso de teabla es una compañía de telefónica: http://www.teabla.com. Las secciones de su web: Teablamos de la compañía… teblamos de telefonía móvil…

    Lamentable.

    Responder
  • Acabo de descubrirte, me gusta tu weblog.

    Muy majo el blog del Teleoperador, aunque hay que reconocer que esos «profesionales» (que la mayoría son pobrecillos estudiantes sin pasta) suelen ser bastante ineptos…

    Seguiré leyendo.

    Responder
  • Sahara, es cierto, la mayoría no tiene mucha idea, pero no les puedes pedir más. Les pagan una miseria, trabajan casi a destajo y sin apenas formación por parte de la empresa. Si a mi me ponen en esas condiciones a currar de cocinero acabo envenenando a la clientela (y no vale decir que «si no sabes torear pa que te metes» porque no está la cosa como para ponerse muy exquisitos 🙂

    Responder
  • Justo. Trabajar en unas condiciones en las que cronometran hasta el tiempo para hacer pis, y después de haber recibido cursos de formación acelerados impartidos, muchas veces, por ineptos (a los de amena, en su dia, les daban un montón de horas de curso de «sonrisa telefónica», pero cuatro cosas sobre soluciones técnicas..), pues pasa lo que pasa.

    Los servicios de atención al cliente, no atienden: se trata de una barrera, se externaliza el trato al cliente para no tener que lidiar con ello directamente…

    Sahara, bienvenid@…

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.