Nuestros rincones

Escuchando: On the beach (Chris Rea)

Vivir en Santander significa que en verano no tenemos el sol asegurado. Pero también que el día que luce, de un salto nos podemos plantar en alguno de los kilómetros de playa que tenemos en la ciudad. Eso es un lujo. Pero podemos ir más allá, y huir del bullicio de las playas urbanas para perdernos en alguna de las pequeñas calas de la región. Puede que Cantabria no sea infinita, pero a veces lo parece.

El sábado estuve pasando el día en una de esas playas pequeñas, poco conocidas, de acceso complicado (para patosos como yo) y con mareas que es mejor controlar para no quedarse sin arena, pero que premian con un paisaje espectacular y una calma paradisíaca. Llegamos antes de comer, nos fuimos casi a las diez de la noche (momento que aproveché para sacar algunas fotos con el móvil), y terminamos la jornada tomando algo en una terraza cercana.

Con días así, no me da envidia vivir en ningún otro sitio.

Seguiremos informando.

5 comentarios en “Nuestros rincones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.