Backgammon

Tablero de backgammon

Voy a comenzar este repaso a nuestra ludoteca por uno de mis juegos preferidos: el backgammon. Seguro que a todo el mundo le suena, es ése con un tablero lleno de puntas de dos colores. Todos lo vimos y le ignoramos en los Juegos Reunidos Geyper (era más divertido darle a la ruleta); yo al menos nunca aprendí a jugar… hasta hace poco.

Me empezó a picar el gusanillo con este juego durante un viaje a Estambul hace un par de años. Allí el backgammon es deporte nacional, y en las mesas de todos los cafés siempre hay uno a mano. Daba envidia ver a jóvenes y abueletes enfrascados en sus partidas, pero con el inconveniente del lenguaje ni intenté que me explicasen las reglas. Estuve a punto de traer un juego de recuerdo, pero los que vendían en el Gran Bazar (a montones) eran o demasiado recargados, o demasiado grandes, o ambas cosas a la vez. Una visita rápida a alguna juguetería (buscando un backgammon magnético para el avión) tampoco dio ningún resultado, así que la cosa quedó pospuesta hasta otra ocasión.

En España es fácil encontrar un backgammon en cualquier juguetería, de hecho es cada vez más frecuente verlo. No creo que tenga nada que ver, pero como curiosidad está bien: en la serie Perdidos rescatan un tablero del avión y es habitual ver a sus protagonistas echando una partidita, al menos en la primera temporada.

Yo aprendí a jugar gracias a un tablero que encontré en una tienda de chinos (un ajedrez plegable que por dentro tiene tablero de backgammon), a unas reglas que encontré por Internet, y a algunas partidas jugadas contra mi agenda electrónica.

Backgammon en mi agenda electrónica

El backgammon parece ser el juego de mesa más antiguo del que se tienen registros, ahí es nada. Tuvo su origen en el Imperio Persa, y ha llegado a nuestros días con el nombre actual, aunque también se le conoce como tablas reales, chaquete, y en el mundo árabe table, tawle o taule.

Se trata de un juego muy sencillo, una vez que uno se familiariza con el tablero y con la posición de salida, quizá lo más complicado de aprender. Si nos fijamos en el tablero, vemos que tiene 24 puntas de colores alternos. Está dividido por la mitad por una barra (donde están las bisagras del tablero), y se pueden diferencias cuatro cuadrantes, con 6 puntas cada uno. Al comienzo de la partida, las fichas se colocan como se muestra en la fotografía:

Posición de salida en el backgammon

Las fichas negras se mueven en sentido horario; las fichas blancas, en sentido antihorario. El objetivo es llevar todas las fichas de un color a su «casa». La casa del jugador blanco es el cuadrante inferior derecho, y la del jugador negro es el cuadrante superior derecho (todas las indicaciones están referidas al tablero tal y como se ve en las fotografías, desde el punto de vista del jugador blanco).

Sentido de juego de cada color en el backgammon

Se juega con dos dados en cada tirada, y la principal peculiaridad del juego es que los dos valores deben tenerse en cuenta independientemente. Por ejemplo, si un jugador saca un 3 y un 5, debe mover esos valores, pero de forma separada. Puede mover una misma ficha 3 posiciones y luego la misma u otra 5 posiciones. O al revés, comenzar con el 5 y luego mover el 3. Eso sí, siempre se ha de caer en casillas que no estén bloqueadas por el contrario. Una casilla está bloqueada cuando el jugador contrario tiene 2 fichas o más en ella. Si, en cambio, sólo tiene una podemos caer en esa casilla, y le comemos la ficha. Las fichas comidas se colocan en medio del tablero, en la barra.

Cuando un jugador saca una puntuación doble, mueve el valor del dado cuatro veces. Por ejemplo, si saca dos cincos, mueve un cinco cuatro veces.

Si un jugador tiene una o más fichas en la barra, tiene que sacarlas al tablero antes de poder mover cualquier otra ficha en juego. Las fichas de la barra se reintroducen por el extremo más lejano a su «casa». En el caso del jugador blanco, por el extremo superior derecho, y en el caso del jugador negro por el extremo inferior derecho.

En la siguiente imagen, el jugador blanco tiene una ficha en la barra, y ha sacado en los dados los valores 1 y 2. Como esas casillas están bloquedadas por el jugador negro, no puede sacar la ficha al tablero, ni mover ninguna otra ficha en juego, por lo que pierde el turno.

El jugador blanco no puede sacar su ficha de la barra

Una vez que todas las fichas de un color estén en «casa», en su cuadrante correspondiente, gana el jugador que primero consiga sacarlas del tablero. Para ello, el jugador blanco debe ir moviendo sus fichas al exterior del tablero, hacia la derecha (con un 1, saca una ficha de la casilla más cercana al borde exterior, con un 2 saca una ficha de la penúltima casilla, etc.)

Llevar las fichas a casa, comer las del contrario… el juego tiene un mecanismo similar al del parchís, pero para dos jugadores y con las particularidades explicadas al mover las fichas. A las pocas partidas se van descubriendo ya las estragias básicas: intentar no dejar ninguna casilla propia con una única ficha, bloquear casillas para que el contrario no pueda sacar las fichas que le hayamos comido…

El jugador negro no puede sacar su ficha de la barra

Las partidas son rápidas, por lo que lo habitual es jugar una ronda de varias partidas. Cada victoria vale, generalmente, un punto, aunque existe un tercer dado, el dado de apuestas, que permite incrementar ese valor. El dado de apuestas tiene valores del 2 al 64, y permite a un jugador que vaya con ventaja subir la apuesta o el valor de la partida. Si el jugador retado declina la apuesta, pierde la partida.

Dado de apuestas

El backgammon es un juego en el que las primeras partidas todo es un jaleo, siempre hay que tener a mano un esquema de las reglas y uno nunca está seguro si está moviendo sus fichas en el sentido que debe. Pero al poco tiempo se le coge el truco y se convierte en un juego rápido y apasionante.

Nuestra ludoteca particular tiene varios juegos de backgammon: el primero que compré a los chinos lo regalamos y lo sustituimos por otro igual, un poco más grande. Suele ser el tablero oficial de las partidas caseras (es el de madera que aparece en las fotografías). Además, tenemos uno pequeñito bastante cutre que compré en una tienda Natura (pensando que iba a ser magnético, pero no: es de cartón), otro tamaño XXL para la playa (el tablero es un plástico tipo mantel), y uno magnético marca Cayro, muy bien acabado y muy recomendable. Suele acompañarnos en los viajes.

Backgammon con tablero de cartón

Backgammon tamaño XXL

Backgammon magnético Cayro, abierto

Backgammon magnético Cayro, plegado

Después de escribir todo esto… me apetece una partidita. Seguiremos jugando.

Enlaces:
Wikipedia
BoardGameGeek

6 comentarios en “Backgammon

  • Eres un poco intrépido en tus comentarios . Deberías empezar por el Awalé (lo hago adrede para que investigues) y luego (personalmente pienso que áquel deriva de éste) nos hablas de la historia del juego donde la suerte tiene que ver mas que la estrategia, a no ser que los dados estén trucados.

    Responder
  • yo tambien juego mucho mucho al backgammon, pero solo es un juego de los 3 que tiene el tablero. luego hay mil variantes de cada uno,desde luego los mas viciados a esto son los paises balcanicos, sino has jugado con ellos hay que tener mil ojos y repasar sus movimientos se cuentan lo que quieren con mucha agilidad o se meten 3 en vez de dos……….. estrategia? suerte? va conjunto es evidente quien juega mejor cuando se juegan muchas partidas. y si es con pasta se pilla mas nivel jajajajaja. un comentario que vi de dados trucados, con dinero se suele jugar con los mismos los dos,pero tambien esta la artimaña de cambiarlos.no es que esten especialmente trucados, cualquier dado que tires muchas veces tienen la tendencia de salir mas un numero o alguno que sea dificil que aparezca, el dueño del dado lo sabe pero en una partida es mas dificil de detectar.tambien me gustaria comentar el tamaño del tablero, los hay muy bonitos pero son muy caros,en todos estos paises casi todo el mundo se los fabrican ellos,la medida mas frecuente es 70x40x4 cm aqui es un placer tirar los dados pequeños que bailen.

    Responder
  • gracias rijoso! es la primera vez que me intereso por el backgammon, pero en estos cinco minutos no he parado de pensar en el awele. y me han entrado ganas de volver a fabricar y jugar uno!
    gracias!!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.