Recuerdos de una noche de ilusiones

La pasada noche de Reyes decidí desempolvar mi Nikon de película, y dediqué un carrete a la cabalgata de Santander. La lluvia estuvo a punto de desanimarme, pero afortunadamente -sobre todo para los niños- acabó dando algo de tregua.

Más que fotografías de la cabalgata en sí, lo que quería era intentar captar el ambiente en las calles, las imágenes de los niños embobados.. cosas así. De hecho, salí de casa con una fotografía en la cabeza: un niño pequeño subido a hombros, de espaldas, hipnotizado por el espectáculo. Tuve ocasiones de sobra para disparar y volver a casa con esa imagen.

[OE]
Fui con un equipo mínimo: mi F70 cargada con un carrete de ISO 400, y un objetivo de focal fija, mi 50mm f1.8. Suficiente para poder disparar por la noche sin preocuparme de cargar con trípode.

Hoy, después de revelados, digitalizados y limpiados varios, he terminado de editar esa serie de fotografías, y acabo de publicar el pequeño reportaje en mi cuenta de flickr. Generalmente, doy por aprovechado un carrete cuando consigo una o dos fotos decentes (al fin y al cabo, disparar con película es más una excusa para revelar y cacharrear que un fin en sí), y en este caso creo que estuvo bien aprovechado.

Seguiremos fotografiando.

4 comentarios en “Recuerdos de una noche de ilusiones

Responder a Laura Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.