Vuelve a tener pulso

Escuchando: Shine on you crazy diamon (Pink Floyd)

Se trata, en mi opinión, de uno de los discos en directo más grandiosos de la historia. Y además, tiene una lucecita. Sí, en el lomo. Lo compré allá por el lejano 95, y su luz estuvo parpadeando durante un par de años. Siempre me servía de referencia cuando mi habitación estaba a oscuras. Cuando la pila se agotó, mis rodillas lo notaron.

El otro día me perdí en Internet y acabé en una página en la que explicaban cómo reemplazar la batería, algo que nunca había intentado por pereza. Y el disco vuelve a tener pulso.

Seguiremos informando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.