La historia del becario de la redacción que luchaba, activamente, contra la inmigración

Escuchando: Making mistakes (Joseph Arthur)

A veces escribo aquí de forma atropellada, y rara es la vez que no se me escapa alguna errata. Afortunadamente, tengo una buena y eficaz correctora 😉

Claro, que esto es una página que escribo por gusto y por amor al arte, así que tampoco considero esos deslices como algo por lo que me tenga que flagelar. Otro gallo cantaría si hablásemos de una publicación de peso, con miles de lectores, y con ánimo de lucro añadido al de informar.

Lo de las erratas en los periódicos, sobre todo en las ediciones digitales, me hace pensar que nadie se relee lo que escribe. Algo relativamente grave, teniendo en cuenta que supuestamente son los profesionales del asunto.

En fin. En El Diario Montañés, nuestra prensa local, los ejemplos están a la orden del día. Y cuando se me escapan, algún amigo tiene a bien señalármelos. Al mediodía he recibido por correo un enlace y una captura de pantalla del diario de hoy, en el que se puede leer:

Nace la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género para luchar «activamente» contra la inmigración.

Con dos cojones; y cierra España. El lapsus me ha recordado una conversación oída al vuelo hace unas semanas en el autobús. Una manifestación de Amnistía Internacional estaba pasando por delante del urbano, y en algún asiento cercano alguien sentaba, además del trasero, cátedra:

– Estos de Amnistía Internacional, ¿qué es lo que hacen?

– Son los que están por la igualdad de la mujer, y tal.

Pues eso, que ya puestos a oír campanas sin saber muy bien dónde, sólo puede terminar estas líneas con:

OTAN NO. Bases fuera.

PD: Y todo esto no quita para que la cita de mañana sea muy recomendable. Seguro que sólo por Mario ya merece la pena.

4 comentarios en “La historia del becario de la redacción que luchaba, activamente, contra la inmigración

  • Jo con los del DM, se superan día a día… Por cierto, el otro día fuí a la Dirección de la Mujer a coger las invitaciones y me dijo la chica una cosa muy curiosa.
    -Ya sabes que es hasta completar aforo- dijo.
    -Sí, pero ¿sólo se puede entrar con invitación no?- respondí.
    -Sí, pei está compelto no puedes entrar…

    El tema es el siguiente ¿Hacen más invitaciones que butacas hay en Tantín?

    Yo creo que el espectáculo merece la pena, estaremos prontito por si acaso 😉

    Responder
  • Y yo pensando: «Si está bien escrito, hasta con el acento…» A veces el contexto importa 😀

    Me uno a la recomendación por Mario. Estoy esperando poder volver a verle y, de paso, comprarle algún disco.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.