¿Y tú de quién eres?

¿Canon o Nikon?

Siempre que existen dos opciones atractivas, surgen defensores, detractores, y encarnizadas discusiones. PC o Mac. Naranja o limón. Doblar o arrugar. Los Simpson o Futurama. En el mundo de la fotografía, una de las batallas más tradicionales es la que enfrenta a los usuarios de Canon con los de Nikon. ¿Qué marca es mejor? Difícil decisión.

Lo que está claro es que por experiencia, trayectoria, disponibilidad y número de usuarios, estas dos firmas siempre me han inspirado mayor confianza que el resto. No seré yo quien diga que otras marcas fabriquen malas cámaras (bueno, en el caso de HP me atrevo). Sin embargo, generalemente con Nikon y Canon se va sobre seguro: pocas veces suelen decepcionar. Es el resultado de llevar toda la vida fabricando cámaras, y de haberse adaptado convenientemente al cambio digital.

Yo soy Nikonista. Sin embargo, una de mis cámaras preferidas es una (ya) antigua Canon; y si alguien me pide consejo para comprar ahora mismo, creo que inclinaría la balanza hacia Canon. Todo ello sin dejar de estar orgulloso de ser Nikonista. ¿Cómo se explica esto?

Si hablamos de cámaras compactas, la discusión no pasa de anécdota. Mi Canon G3 es una máquina a la que guardo especial cariño, y sigue funcionando como el primer día: muy bien (ha necesitado un recambio de batería, eso sí). Nikon fabrica unas compactas muy ídem, y las que he probado siempre me han dejado buen recuerdo. Pero más allá de acostumbrarse a la disposición de las opciones y botones, cambiar de una marca a otra no causa mayor problema.

La cosa cambia cuando hablamos de cámaras réflex. Algo que hace años podría ser una discusión para profesionales, pero que es una opción cada vez más valorada por usuarios aficionados. No les quito razón. Pero uno se compra, con toda la ilusión y sus ahorros, una cámara réflex y queda atado a su marca durante una buena temporada. Comprar una cámara compacta significa tener una cámara que se disfruta tal cual hasta que se rompe o se renueva. Comprar una réflex significa entrar en un mundo de tentaciones en el que poco a poco se van adquiriendo objetivos, flashes, filtros…

Si bien algunos de estos accesorios son independientes de la marca de la cámara (filtros, trípodes…), la mayoría son específicos para Canon o Nikon, irremediablemente. Y lo que nació como una inversión en el cuerpo de la cámara y un objetivo sencillo, años después será fácil que se convierta en una colección de (costosos) objetivos, baterías y cargadores de repuesto, flashes, disparadores remotos… Si con ese arsenal en el armario, nos planteamos renovar la cámara, la elección es fácil: o seguimos con la misma marca, o tendremos un montón de cacharros inservibles en forma de accesorios incompatibles.

Por eso, decidir entre Canon, Nikon, o el resto, no es tarea trivial a la hora de comprar una cámara réflex. Si ya tenemos objetivos antiguos de cámaras de carrete de alguna marca, fácilmente inclinará la balanza hacia ella pues funcionarán sin mayor problema en nuestra digital (factores de recorte y -en el peor de los casos- autofocus aparte). Si partimos de cero la opción más inteligente es valorar lo que existe en ese momento en el mercado y decidir en consecuencia.

Cuando yo me compré mi cámara réflex, acababan de aparecer en el mercado las réflex digitales de consumo: máquinas caras, pero no tanto como hacerlas inaccesibles. Es una gama que me parece muy interesante, por una sencilla razón: si me gasto miles de euros (es una forma de hablar, hace falta tenerlos) en objetivos, sé que renovando mi cámara por otra de la misma marca podré seguir usándolos. Si me gasto miles de euros en una cámara de gama profesional, al cabo de dos años tendrá unas prestaciones que se habrán quedado algo desfasadas. Por eso, siempre me ha parecido más inteligente invertir en objetivos que en cámaras de gama alta (en mi caso, ojo, dado que no hago un uso intensivo y en condiciones extremas de ellas, que es lo que explica su diferencia de precio).

Fue en 2004 cuando decidí comprar mi cámara réflex. Por aquellas fechas, sólo dos cámaras entraban dentro de mi presupuesto: Canon 300D y Nikon D70. Después de investigar, leer, volver a investigar y volver a leer, me decidí por Nikon. La D70 era un poco más cara, pero el objetivo de serie en el kit que compré (un 18-70) era sensiblemente mejor que el 18-55 de Canon, y la cámara tenía unas prestaciones más completas. Decidí, y me convertí en Nikonista.

Tres años después a esa cámara le acompañan ya otra (de carrete, Nikon F70), otros tres objetivos, un flash, algunos filtros, un disparador infrarrojo, otra batería y alguna cosa más que me dejo en el tintero. Cuando tenga que cambiar de cámara, seguiré fiel a Nikon, para poder aprovechar todas mis compras. Y eso que últimamente no me convence demasiado lo que están lanzando en la gama de mi D70. Sobre todo por su manía de usar tarjetas SD (en lugar de las Compact Flash que he ido reuniendo en estos años).

Canon, en cambio, se ha puesto las pilas -y mucho- desde aquella 300D. Con la 350D cambiaron las tornas, y la actual 400D creo que es una compra excelente. Se trata de máquinas mucho más ligeras y compactas (aún siendo réflex), y ofrecen una calidad indiscutible. Si tuviese que elegir ahora, compraría Canon. No me arrepiento de ser Nikonista, ni mucho menos, pero hay que ser realista también. Las cámaras de Canon ofrecen la misma calidad, son más pequeñas y más baratas. Y su servicio técnico dudo que sea tan desalentador como el de Nikon España (la empresa encargada de ello, Finicon, les hace un flaco favor).

Con todo, me gusta mi pesada D70, que comienza a envejecer con dignidad ya. Me siento cómodo con ella. Además, no hay que olvidar lo más importante: que las fotos dependen más del fotógrafo que de la cámara. No por gastarse más dinero o apostar por una marca vamos a obtener mejores resultados; ésos vendrán de la práctica, y de conocer al dedillo las posibilidades de nuestro equipo, sea cual sea. Lo mejor siempre es adquirir aquella cámara que se ajuste a nuestro presupuesto y al uso que le vayamos a dar. Luego, si es Canon, Nikon o de cualquier otra marca, ya es cuestión de gustos.

Seguiremos fotografiando.

11 comentarios en “¿Y tú de quién eres?

  • Ya sabes que yo comulgo de Canon, y todo fue porque cuando me decidi por la D70 no quedaba ninguna y me lance a la 300D (ahora cambiada por la 350D). Andaba un poco desconectado del tema, pero hace un par de dias lei la «review» de la 40D, la nueva semi-pro y tengo que reconocer que uno se le cae la baba. Unido a los nuevos EF-S que han salido, el 17-55 2.8 IS tiene muy muy buena pinta para coger el 18-55 y lanzarlo por la ventana y el 17-85 IS como objetivo standar tampoco le va al pelo. Pero bueno, ahi vendria otra discusion que daria pie a otro articulo en este blog: «full-frame o APS-size frama» o «me gasto las pelas en algo para APS-size o algo full-frame»? 😉

    Responder
  • Pues sí, eso daría pie a otro artículo… el último objetivo que he comprado ha sido en formato APS… de cuatro, tengo dos y dos ahora mismo. Es una discusión interesante sobre todo desde que Nikon ha decidido recapacitar y su nueva D3 ha saltado al full-frame, pero con compatibilidad APS.

    Responder
  • Yo (eterno futuro comprador de una reflex baratita) ahora mismo ando mucho más encandilado con la 400D que con cualquiera de la competencia, así que si me animo de aquí a Navidades por fin a comprarla seré canonista 😛 (qué alegría se va a llevar Gonzalo, jajajaja)

    Responder
  • La tercera vía. O como no ser ni blanco ni negro sino gris. Esto es: Olympus, Pentax o Sony (antigua Minolta).

    Yo soy de Pentax de toda la vida, pero creo que las tres marcas ofrecen cosas muy interesantes. De Olympus me atrae el tamaño y ‘estilo’ de las cámaras de su gama E-400, aunque no veo claro el futuro del sistema 4:3 y no parece haber objetivos de focal fija en un futuro inmediato. De Sony no conozco mucho salvo su gran reputación haciendo compactas: eso unido a lo que ha ‘heredado’ de Minolta da la suficiente confianza en sus réflex. Por último Pentax creo que ofrece la mejor relación precio-tecnología: no tanto megapíxels, FPSs e ISOs como nuevos modos de exposición, reducción de vibraciones, etc. También me parece que tiene la gama de objetivos más atractiva, con sus pancakes y la compatibilidad con objetivos muy muy antiguos que en muchos casos son auténticas leyendas.

    Por el momento, la ist DL cubre mis necesidades. Y probablemente la sustituta de la K10D cubra mis necesidades futuras para muchos años.

    Eso hablando del formato 2:3. Porque para los que vemos la vida en CinemaScope la pregunta del millón es ¿para cuando una X-Pan digital?

    Responder
  • Hola Roberto.
    Leo tu blog desde el comienzo,y aunque no nos conocemos, me caes muy bien, y me fío de tu opinión. ¿Qué opinas de la Nikon D40?Me la acaban de regalar, y estoy empezando en el mundo de la fotografía.
    Un saludo.

    Responder
  • Hola Sergio, gracias 🙂

    La D40 es la apuesta de Nikon para los usuarios que quieran saltar de una compacta a una réflex sin demasiadas complicaciones ni desembolsos excesivos… Creo que para comenzar está bastante bien… aunque recuerdo que cuando leí sus especificaciones le saqué dos pegas:

    La primera y principal: que para aligerar costes y peso no lleva motor de enfoque… y necesita por ello ópticas que incorporen el motor en el mismo objetivo… esto limita a la hora de comprar nuevos aobjetivos, a reutilizar antiguos, etc…

    El segundo inconveniente que le veo puede que sólo lo sea para mí, y que a mucha gente le de igual: usa tarjetas SD 😉 Yo tengo un arsenal de tarjetas Compact Flash, así que el que ahora les dé por usar SD en toda esa gama me fastidia un poco de cara a futuras renovaciones del equipo…

    Con 6 megapixeles puede parecer poca cosa hoy en día, pero son los que tiene mi D70 y pocas veces necesitarás más salvo para llenar innecesariamente las tarjetas de memoria…

    Otras limitaciones: no tiene pantalla LCD extra para ver el estado de la cámara, previsualización de la profundidad de campo… vamos, que está a medio camino de una compacta y de una réflex… pero más cerca y con casi todas las ventajas de éstas últimas…

    Quitando eso, es una Nikon: no tengo ninguna duda de que estará al nivel acostumbrado… de hecho, siendo bastante posterior a mi D70 seguro que en cuanto a ruido es bastante mejor…

    Disfrútala, ¡un saludo!

    Responder
  • hola que tal nuevo por aqui y espero me puedan resolver algo no se a lo mejor tenia la mano inchada ese dia pero me senti un poco incomodo el dia que tove en mis manos la eso rebel xti aqui en amirica o la 400D ya que el mango me parecio estorboso mi mano no se sentia comoda al tomar la camara no y tome la opsion de la D40X cual me recomiendas yo que se la 400D es mejor que la D40x en cuanto a su prestasiones pero crees que sea mejor tener comodidad a las prestaciones ojala puedas compararlas tu mismo

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.