Abrir la boca y despejar todas las dudas

Escuchando: Seriously Guys I Hate You (The Automatic)

Este es otro de esos casos por los que maldita la gracia que se nos conozca. Santander entró de lleno en la mierda de los programas de prensa marrón inmundo cuando la famosilla de turno se vino a vivir aquí, tras casarse con un mocetón del norte.

Ella es Carmen Martínez-Bordiu, famosa por ser la nieta de Franco y por… bueno, supongo que por nada más. Él es un tal José Campos, cántabro de pro. Los dos despiertan admiración doquiera que aparecen. Su boda en esta nuestra ciudad provocó oleadas de curiosos arremolinados en los aledaños del hotel del convite. Y esa manada de marujas desocupadas salió en la tele, y todo.

Siempre he tenido mi propia opinión sobre este tal Campos. Ahora, que ha sido leer una entrevista a su persona en el periódico local de ayer, y se me han confirmado todas las sospechas. Que juzgue cada cual.

En primer lugar, tiene su mérito quedar tan mal con tan pocas preguntas. Quizás sea culpa del redactor, que haya mezclado y tergiversado sus respuestas. No lo sé. Todo es posible. Lo que no se le puede negar al entrevistador es cierta dosis de cinismo y mala leche. Algunas de sus inocentes preguntas versan sobre su buena facha, sobre si acabará siendo duque de Franco, su régimen preferido, la estatua de Franco, si le gusta ponerse cara al sol

Pero sus respuestas… ¡ah, sus respuestas! Canela en rama, oiga. Primero afirma tener 41 años, dato del que no tengo por qué dudar. Unas preguntas después niega ser franquista, porque él no lo vivió. Hombre, no sé. Yo seguro que no. Pero con 41 años, algún recuerdo, aunque borroso, le quedará, ¿no?

Mi parte preferida es cuando dice ser apolítico. Pues que bien. Y coherente como el que más. Porque poco después afirma (y cito textualmente) que «estoy afiliado al PP, aunque no soy constructor ni voy pidiendo favores de terrenos a nadie«. Sic.

Otra perla es su apología de la incultura al afirmar haber leído sólo un libro en su vida, y que su mejor logro haya sido dejar los estudios.

Bien pensado, es lógico. Este jovenzuelo de la democracia, de 41 años, no necesita favores de ningún facha, ni hacer alarde de sapiencia. Eso sí, si leyese más, descubriría que el término braguetazo viene perfectamente explicado en el diccionario.

En fin. La viva imagen de todo lo que más detesto de mi ciudad.

3 comentarios en “Abrir la boca y despejar todas las dudas

  • Menudo personaje, empezo derecho con varios conocidos míos y menos mal que lo dejó, era un inepto de cuidado. Ganó el campeonato de España de saltos de longitud, porque fue el único que compitió, el resto de saltadores hicieron boicot ese año por diferencias con la organización, pero eso nadie lo cuenta…
    Y que de Cantabria aquí en Madrid sólo hablen de Revilla y el Campos…. en fin….
    siempre nos quedará el terruño y su gente normal, que haberla hayla…
    Saludos desde los madriles.

    Responder
  • No le conocía más que de oídas, pero la entrevista es realmente penosa. Por él y por el entrevistador.
    Porque hay que reconocer que las preguntas serán «irónicas» y «mordaces», pero bastante toscas y sin mucho ingenio para mi gusto.
    Estoy totalmente de acuerdo en que es difícil quedar tan mal con tan pocas preguntas.
    Como dice Raquel, menos mal que aún queda gente normal.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.