Una manifestación de andar por casa

Escuchando: Our House (Madness)

El sábado, miles de jóvenes se manifestaron en ciudades de toda España. El objetivo: demandar soluciones al problema de la vivienda en este país. En Santander hubo manifestación, pero la verdad es que daba más lástima que otra cosa. Pero bueno, ahí estuvimos.

No deja de sorprender que todas las personas que conozco se quejen de cómo está el temita, pero luego sólo haya un puñado de gente dispuesta a manifestarse. Ochenta almas, según estimaciones que he leído (aunque me da a mí que están hechas al estilo COPE). Imagino que la gran mayoría de los jóvenes de esta aburguesada ciudad estaban ocupados inspeccionando que la asistenta les planchase bien el polo de Lacoste, para lucirlo por la noche en el bar de moda, escuchando reggaeton y con una copa de garrafonazo en la mano. Demasiado liados como para sumarse a un pequeño griterío en el que los zapatos náuticos iban a desentonar entre Doc Martens.

El fin de la manifestación fue de lo más simbólico. Obsérvese la imagen sobre estas líneas. Aparte de que la estatua que asoma allá por la izquierda, con cagarrutas de paloma, es la del generalísimo (minúsculas intencionadas), el manifiesto se leyó ahí, delante de esa gran carpa: Plan General de Ordenación Urbana de Santander. Participa en el futuro de tu ciudad. La carpa, simbólicamente, estaba cerrada. Lástima, finalizar ahí la manifestación habría sido el final perfecto.

Pero no se queda ahí la simbología. Esa carpa es tan grande que ocultaba a la manifestación del edificio del Ayuntamiento, y viceversa. El pueblo y su alcalde, separados por grandilocuencia pagada con dinero de todos. Sublime, y real como la ciudad misma.

Seguiremos informando.

10 comentarios en “Una manifestación de andar por casa

  • Lo que pasa es que la gente no se manifiesta porque aunque se quejen creen que el proximo pelotazo lo daran ellos y que tonto el que no se haya espabilado. Si que da pena si… eso si, de juanas y otras cosas sin ninguna importancia crispan el crispamiento lo que haga falta.

    Responder
  • Buffff… ahí creo q te has pasado, Rober. Yo, sin tener nauticos ni Ralfs ni Martins, simplemente, por el hecho de tener un piso, si los bajan, me joden (y como yo, la mayoría q se haya comprado uno). No es cuestión de pijerios, solo de salvaguardar las inversiones.

    Responder
  • Pues yo (sin que sirva de precedente) estoy totalmente de acuerdo con Rober, aunque en Palencia creo que no hubo convocatoria o al menos yo no me enteré.
    Lo que también creo es que hay mucha gente desengañada que no cree ni siquiera en las manifestaciones/concentraciones y que se resigna a su suerte, trampeando la vida como puede.
    Yo personalmente no tengo muy claro que manifestarse sirva para algo, pero estoy convencido de que hay que hacerlo.

    Responder
  • Es que no se puede invertir en un bien de consumo como es la vivienda… yo tambien tengo un piso, y si bajan me alegrare… no lo considero una inversion para forrarme. Si me lo compre es porque lo podia pagar y me parecia razonable.

    Para invertir, pues la bolsa, empresas, deudas, etc… pero no la vivienda… eso nunca puede ser bueno…

    Responder
  • Pues estoy de acuerdo con Bruno. La vivienda es un «artículo» de primera necesidad, no una inversión. Esa forma de pensar es parte del problema que tenemos ahora mismo: si no te compras un piso no has «triunfado» y si lo compras no es ya para vivir en él, sino para sacarle pasta en un futuro.

    A mi también me fastidia ver que el vuelo que acabo de sacar hace tres días está más barato por una oferta o que el ordenador que me compré ahora cuesta la mitad, pero que alguien pueda acceder más fácilmente a algo que es su derecho… tengo que alegrarme.

    P.D: yo no fui porque tenía familia en casa y para una vez al trimestre que la veo…

    P.D II: también es cierto que se me avisó RTZ pero se me fue totalmente de la pelota.

    Responder
  • Bueno, pues no se, disculpadme si me he expresado mal, pero en ningún momento he hablado de invertir, si no de simplemente «no perder dinero». Si os comprais un pisito por 30 millones y mañana lo bajan a 20, creedme (o llamadme capitalista) no creo que sea motivo de mucha alegria, sino más bien de todo lo contrario. Estariais perdiendo un 30% de vuestro poder adquisitivo. ¿os alegraría que os bajasen un 30% el sueldo para pagar las hipotecas de «otros»?. Como resumen, no creo que el ir o no a la manifestación esa fuera cuestión de «lacostes o carrefoures»…

    Responder
  • Jaime, efectivamente se puede dudar del valor práctico de estas manifestaciones. Yo también lo hago. En la primera concentración que hubo en Santander fuimos 7. A la segunda, algunos más. A esta manifestación, muy pocos. Como decía un amigo el sábado, incluso puede ser contraproducente esta escasez. Si en una ciudad de 200,000 almas sólo se quejan 80, puede parecer que el problema no es tan grave.

    En cualquier caso, ya que parece que el derecho a una vivienda lo tenemos complicado, que no nos quiten también el derecho a la pataleta 😉

    Responder
  • Maestro, lo siento pero no puedo estar más en desacuerdo. Es más, me has hecho releer mis líneas a ver dónde exactamente me había pasado.

    Si te preocupan mis referencias al pijerío, no te preocupes, no va por los que tienen piso. Es una referencia a ciertas actitudes bastante despectivas que vi en la calle como respuesta a la manifestación.

    Veamos. Sólo se me ocurren unos pocos motivos para no estar de acuerdo con estas concentraciones. Una es tener la vida resuelta y que papá y mamá te compren un piso. Esos entran en el grupo del párrafo anterior, y lógicamente no se van a mezclar a la plebe, ni a duras penas respetarla.

    Otra razón puede ser el pasotismo o el desencanto, como supongo que ha sido en la mayor parte de los casos.

    Otra razón para no tener interés en la solución es ser parte de problema; entiendo de tus comentarios que es tu caso. Puede que no te refirieses a invertir cuando hablabas de «inversión», pero es la impresión que habías dado.

    En cualquier caso, quien se compra un piso por supuesto que debe amortizarlo. Viviendo en él y disfrutándolo. Eso no es perder dinero. Es cambiarlo por una vivienda. Si en lugar de eso, se sigue viendo como un bien con el que especular, hasta el punto de ver mal el que bajen los precios o que se proteste por el que creo que es uno de los principales problemas de la sociedad… pues… más que capitalista me parece una actitud extremadamente egoísta.

    Aunque es más que posible que no te haya entendido bien, porque tu comparación entre la bajada de los pisos, el de los sueldos, y el poder adquisitivo no sé por dónde cogerla 😉

    Sin acritud. Un día con unas cañas seguro que nos acabamos entendiendo 😉

    Responder
  • Hay jóvenes que tenemos la suerte de no tener hipoteca, y eso no hace que no seamos conscientes de la realidad en la que vivimos, y que aunque no podamos ir, estemos de acuerdo con manifestaciones que lo denuncian. Es algo vergonzoso, no sólo la vivienda sino la precariedad laboral y los sueldos que cobran los jóvenes y no tan jóvenes.
    No creo que sea bueno generalizar.
    Un besote desde Madrid……

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.