La vida es una tómbola

Escuchando: Playground love (Air)

Hoy he estado en mi antiguo colegio. El 24 de mayo, María Auxiliadora, siempre fue el día de fiesta grande entre aquellos muros, y lo sigue siendo. Hacía muchos años que no iba por allí (sólo había entrado en la iglesia a alguna boda), pero todo sigue más o menos como lo recordaba.

Siguen poniendo los mismos banderines, siguen haciendo la misma tómbola (para alegría de mi sobrino, que se ha llevado una espada), siguen poniendo música en los patios (aunque con bastante peor gusto, antes los mayores nos ponían a Queen), algunos curas no envejecen, otros sí… Eso sí, nuestros juegos del Antiguo Testamento estaban mucho mejor que las atracciones hinchables que ponen ahora. Y en nuestro campo grande, ahora hay un parking y un polideportivo en construcción. He reconocido también algunas caras que hace años que no veía. Muchos iban empujando cochecitos de niño. Con niño, claro.

Ha estado bien, pero no me he quedado mucho tiempo. Me quedan ya muy lejanos aquellos años, y hay recuerdos que es mejor dejarlos quietecitos, sin menearlos demasiado, para que no se rompan.

¿Los tiempos cambian? No lo sé, pero para reflexionar sobre ello, me he comprado después Vientos de agua en dvd, que ya tocaba. Habrá que buscar este fin de semana un rato para ir viendo algún capítulo.

Seguiremos informando.

3 comentarios en “La vida es una tómbola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.