La pulpa es suya

Escuchando: Sabor de amor (Danza Invisible)

La de la fruta de la pasión, y eso. Digo.

Ayer fui a un concierto de Danza Invisible, porque me habían tocado un par de entradas en un sorteo. Y ya lo decían Los Petesellers: si es gratis

El concierto era en una sala pequeña (un pub grande, vaya) y sólo estaba medio llena; en concreto medio llena de pijos treintaycincoañeros. Curioso ambiente. El grupo me sorprendió: el tercer tema fue, ya, Sabor de amor. Pensaba que iba a ser un suicidio musical y que después de eso el concierto iba a ir cuesta abajo, pero no: tenían algunas más conocidas, y la cosa no decayó. El cantante no paró ni un minuto, incluso dándose paseos entre el animadísimo público. Eso sí, casi todo fueron temas antiguos… tocaron uno de su nuevo disco… y era muy malo. Mucho.

No habría pagado la entrada para ir a verlos, pero estuvo bien pasarse por la cara. Además, siempre hay anécdotas curiosas que contar… como cuando la azafata con una promoción que había en la entrada no reconoció al cantante, y se puso a contarle todos los regalos que podía ganar con cada copa que se tomase… su cara era un poema. La mía también.

En fin. Curioso. Y desde luego mucho más largo que los conciertos que da Ramoncín últimamente. Por ejemplo.

Seguiremos informando.

PD: Ya que los he nombrado, me he encontrado con esto… por si alguien no los conocía….

2 comentarios en “La pulpa es suya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.