Historia de tres postales

Escuchando: The district sleeps alone tonight (The Postal Service)

Postal #1. Todos los años, la Universidad nos hace un pequeño obsequio por estas fechas. Un grabado, un disco de villancicos, un libro. El típico detalle elegante y totalmente prescindible, una tontería en la que se dejarán, seguramente, una buena suma de dinero. Este año no, este año sólo nos hemos encontrado con una escueta postal navideña. En ella, explican que el dinero lo han dedicado a una causa benéfica. Loable iniciativa, bravo. Eso sí, no habría estado de más indicar también a qué iniciativa benéfica se ha destinado. No vaya a ser que se trate de una cesta para el rector.

Postal #2. La del V-Pino. O sea, la postal que hacemos los que trabajamos en la sala de la Universidad donde trabajo. Todos los años hacíamos una. En 2002 pusimos el liston tan alto que nunca lo llegamos a superar, aunque el año siguiente no lo hicimos mal. En 2004 no estaba inspirado y no hice nada (porque siempre soy yo el encargado del tema), y este año hemos retomado, con sencillez y humildad, la buena costumbre.

Postal #3. Mi postal. Todos los años felicito las fiestas a amigos y familiares con mi propia postal navideña. Y la de esta temporada, la tengo ya a medio terminar, así que permanezcan atentos a sus buzones de entrada.

Seguiremos felicitando.

4 comentarios en “Historia de tres postales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.