Achtung, baby

Escuchando: One (U2)

Hace unos días, una amiga me contaba que había estado cotilleando en plan arqueóloga por mis mensajes antiguos, y se había dado cuenta de que esto se había vuelto menos personal. Es cierto, yo había llegado hace poco a la misma conclusión. Y no ha sido algo intencionado, ha ido saliendo. Quizás cada vez me cuesta más hablar de mí, porque no hay mucho que contar. Mejor una foto que mil palabras que no digan nada.

Y por eso, quizás hace un año, o hace dos, habría explicado el razonamiento con todo lujo de detalles. O con menos lujos, pero con detalles. Pero no, me da pereza, y prefiero ir directamente a las conclusiones. O a la conclusión…

No pierdan el tiempo conmigo.

O sea, pasen por aqui, lean mis tonterías, recomienden mi página a sus amigos y dejen comentarios. Eso siempre hace ilusión. Pero no esperen nada más: creo que este diario da una imagen de mí que no es falsa, pero tampoco completa. No se me puede conocer sólo por lo que escribo, pero es que el resto de mí tampoco tiene mayor interés. De verdad. Se lo digo yo, que me conozco bien.

Yo soy ese que llega siempre en el momento más inoportuno. Cuando llamo por teléfono, pillo en la ducha, o en la siesta, o cuando no apetece hablar. Soy el que dice el chiste cuando no conviene, el que está serio en las fiestas. O en los festivales.

Soy un mal momento.

En persona no soy ingenioso, no tengo chispa, no soy una de esas personas con una conversación deslumbrante, ni con una arrebatadora personalidad. No.

Soy gris.

Puedo ser amable hasta parecer sospechoso; y en realidad es que soy culpable, con premeditación y alevosía, de ser adicto a las sonrisas ajenas. Y cuando no las recibo, me vuelvo huraño, caprichoso e irritable, hasta acabar haciendo daño. Sin querer, claro. Pero daño.

Vamos, una joya. Ya lo saben.

Did I ask too much? more than a lot?
You gave me nothing.
Now, that’s all I’ve got.

8 comentarios en “Achtung, baby

  • Que amiga tan cotilla, no? No se parecerá al personaje de Glenn Close en atracción fatal? Ten cuidado, no parece que tenga buenas intenciones.

    Y anímate! Que así no hay quien te venda!

    Responder
  • Cuando uno escribe un weblog como este, una de las razones suele ser poder soltar cosas que de otra manera quedarían dentro y se irían pudriendo.
    Quizás hayas decidido que no quieres soltarlas más, pero te recomiendo que busques otra salida, porque lo que no expulsas te acaba haciendo daño.

    Creo que todos los que de vez en cuando leemos este blog lo hacemos por motivos personales más que otra cosa, así que no temas, que nuestra imagen de tí no creo que vaya a empeorar… 😉

    Y como dice inocuo, siempre nos quedarán las fotos (y las polémicas con Fito…).

    Responder
  • Sin que sirva de precedente, estoy totalmente de acuerdo con Jaime…

    No te quieras tan poco Rober! Si sabes q eres un sol! y el weblog, al menos a mí, me sigue gustando… como siempre!

    Un besin!

    Responder
  • Vaya Elena, al final nos vamos a poner de acuerdo en algo, aunque en el fondo seas una…
    ¡¡ROJILLA!!

    PD: Está claro que llevas contigo tu marea roja. Tu siguiente reto debería ser Castilla…

    Responder
  • No estoy nada de acuerdo con esa conclusión, espero seguir pasando, que no perdiendo, mi tiempo contigo.
    Eres un sol y una de las personas mas majas que he conocido ultimamente. (no es coña)
    Muchos besos Roberto

    Responder
  • «No se me puede conocer sólo por lo que escribo, pero es que el resto de mí tampoco tiene mayor interés»

    Por lo q escribes se podria saber bastante de como acercarse a ti, hacerte un regalo, invitarte a cenar… Y no se si tiene interes o no, pero recuerdame q nunca deje en tus manos una campaña de marketing!! :p

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.