Invariablemente

Escuchando: Prefiero el trapecio (Manolo García)

Con la ausencia, por fin, más o menos, de lluvia, he podido reanudar mi costumbre de paseo a casa desde el trabajo…

Y lo que tiene pasear es que te encuentras con gente, con situaciones, con escenas curiosas. Incluso aquí, sí.

Iba yo cuatro mundos más lejos, escuchando música, cuando he visto a un hombre en la acera, con dos películas en la mano, mirando con cara de asombro al local que tenía delante. Un videoclub. O lo que fue uno hasta la semana pasada, porque al llegar a su altura comprobé que lo que miraba era un local vacío, con las paredes desnudas, sin estanterías, con algún papel en el suelo y poco más; bueno sí, un cartel de «Se alquila». Pero el local, que películas ya no.

No sé por qué, pero me dieron ganas de darle unas palmaditas en el hombro al hombre ese… y decirle: «sé cómo te sientes, de verdad que lo sé… consuélate, tú al menos te has llevado un par de películas de recuerdo…«

Como el lindo gatito fracasamos invariablemente
para diversión del personal
que nos mira de reojo.
Y como el Coyote, nunca llegamos a la hora,
ni al lugar, ni en el momento preciso.

Y eso que a mí nunca me han cerrado un videoclub…

Seguiremos divagando…

Un comentario en “Invariablemente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.