Heridas

Escuchando: Ashes everywhere (Joseph Arthur)

Tengo desde hace semanas una pequeña herida en un codo. Cuando me hice ese rasponazo, dolió, sangraba un poco. Lo normal. Acababa de ocurrir.

Poco a poco comenzó a cicatrizar. Demasiado lentamente para mi gusto. Sé que lo ideal sería olvidarse de ella, no volver a mirarla, y comprabar al cabo de los meses que donde había una herida sólo queda un ligero rastro, una mancha rosada que sólo se ve si se quiere y se sabe dónde mirar. No invisible, porque eso nos haría olvidarla del todo y tampoco es eso.

Sin embargo, no se puede evitar que con roces, con impaciencia por ver si ya se ha curado, con otros pequeños golpes en el mismo lugar, la herida tarde más en cicatrizar, duela todavía un poco cuando uno menos se lo espera. Incluso que vuelva a sangrar de cuando en cuando.

Todos las heridas acabarán cicatrizando. Lo harían más rápido si nos olvidásemos de ellas…

Pero…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.