Escrito el 02-04-2004

– Pues, ¿a qué te dedicas?

Ella se quedó pensando. Luego dijo:

– Al western.
– ¿Al western?

No estaba muy segura de recordar lo que eran.

– Sí, western.

Tenía que ser algo relacionado con las pistolas.

– ¿Y cuántos haces?
– Uno.
– ¿Es bonito?
– A mí me gusta.
– ¿Me lo enseñas?

Fue exactamente así como empezó esta historia. Por casualidad.

(City, por Alessandro Baricco)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.