El tiempo sin ti es tan sólo empo

Escuchando: On the beach (Chris Rea)

En esta ciudad tenemos tan buen carácter que después de maldecir a julio por su mal tiempo, cuando llegan días de verano nos quejamos del calor.

Hemos disfrutado de un fin de semana soleado, por fin. Y eso aquí significa poder acercarse a las abarrotadas y animadas playas de la ciudad… o mejor aún: aprovechar el domingo para descubrir alguna cala escondida, lejos del bullicio, de las pandillas de adolescentes, de las familias gritonas con niños. Cantabria no será infinita, pero tiene rincones espectaculares.

Seguiremos informando.

PD: Las fotos no son nada del otro mundo, están tiradas con mi móvil. Que es muy bonito, pero sigue siendo un móvil. Y sí, a última hora se nubló.

7 comentarios en “El tiempo sin ti es tan sólo empo

  • yaya…ahora con excusas….Seguro que esas fotos están sacadas con la cámara tocha….jajajaja…..Al final, macho, aunque las tires con el movil están chulas.

    Saludos Cordiales

    Responder
  • Cuidadín con esta cala en particular que engancha y mucho, para mí ha sido el descubrimiento del verano, muy buen ambiente… Veo que somos unos cuantos los que huimos de los adolescentes (¿éramos así a su edad :-)?) y de esas familias de chalet-adobao que te plantan toda su infraestructuta en mitad de tu toalla cuando vuelves del baño.

    Muy buena la vista…

    Responder
  • Nukero: con el móvil, palabra 😉

    Miss U: No sé, pero sospecho que hace unos años nosotros teníamos un poco más de educación que las nuevas generaciones. O eso quiero pensar 😉

    Bruno: Somocuevas 🙂

    Responder
  • Esa no es en la que está la peña en porreta picada, no? 😛

    También me gusta Langre (la grande o la pequeña) Si te colocas bien, incluso pierdes la cobertura de móvil y no te molestan 😀

    Responder
  • Fito, me parece que la peña se despelota en Covachos.

    Yo el sábado estuve en S.Juan de la Canal, antaño playa tranquila y no muy transitada, y empezaron a medrar a mi lado una familia entera de maleducados que casi plantan su toalla encima de la mía.
    Definitivamente, yo no era así cuando era más joven (aunque los peores eran los adultos).

    Responder
  • Y en esta, Jaime, y en esta 😉 Aunque por lo que parece se está masificando y se está echando a perder. Por lo visto han urbanizado y ya se sabe: si la gente que va con sombrilla, nevera, colchoneta, hamacas, arradio y abuela puede llegar… llegará.

    No es por ser snob ni elitista, pero es lo que hay.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.