Mi dosis

Escuchando: Yoshimi (The Flaming Lips)

Ya hace años que soy adicto a los conciertos, a su ambiente, a disfrutar de la música en directo. Con el tiempo han podido cambiar los estilos y los grupos, pero sigue siendo para mí una necesidad.

Últimamente, además, vivo los conciertos -siempre que puedo- de otra forma: con la cámara en la mano, esperando en el foso a que se apaguen las luces. El ritual es siempre similar: los gritos de los fans de las primeras filas, los aplausos de toda una multitud, el destello de las luces, los bajos retumbando a un metro de distancia, y la carrera contra el reloj para conseguir una foto decente de alguien que no para de moverse, con una iluminación que cambia cada segundo, luchando con otros fotógrafos por hacerse con el mejor ángulo.

Esas descargas de adrenalina condensadas en dos o tres canciones cada día me gustan más.

Seguiremos disfrutando.

2 comentarios en “Mi dosis

  • Si señor.. grandiosa imagen. Eres un mostro, RTZ.

    Hubiera estado genial que encima mirase a cámara el individuo dentro de la bola… porque tiene que tener una expresión de circunstanciaaaa… (¿Qué expresión corresponde a la cara de una persona que viaja en una bola trasparente sobre una multitud?

    Ahora bien, porque no hay organización.. pero esto mismo, con un público adiestrado.. ufff.. haces potar al artista, por muy incombustible que sea 🙂

    besitos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.