Señor agente, señor agente…

Escuchando: De do do do de da da da (The Police)

Esta semana, entre los muchos detalles con los que nos ha agasajado nuestro otrora (futura, supongo) excelentísimo ayuntamiento, ha tenido especial relevancia la creación de la figura del Agente de Movilidad. Que es como un policía local, pero sin pistola, y un bolsillo de fácil acceso a la libreta de multas. Parece que aún con las ampliaciones de los aparcamientos de pago no da para cubrir gastos.

En cualquier caso, al César lo que es del César: los agentes de movilidad no están sólo para recaudar. Y a las pruebas me remito. Ahí tiene, al del circulito rojo, charlando tranquilamente con un amiguete, no sé si propietario de la moto o del coche rojo que le sirve de sustento. Es igual. Moto y coche, ambos, aparcados en una parada de taxis. Con dos cojones. Y un agente.

Seguiremos informando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.