Días de tormenta

Escuchando: Weather Storm (Massive Attack)

Hoy me acordaba del día en el que nos enteramos de la feliz noticia.

Estábamos de vacaciones, habíamos ido a pasar el día a Ubrique. Fotos, picoteo, paseos por el pueblo… el día se puso gris, y acabamos reponiendo fuerzas con unos cafés y unos trozos de tarta. Y entre risas, bromas, y conversaciones sobre lo humano y lo divino, nos lo contaste.

Se convirtió en el tema del viaje, en el centro de muchas bromas, en algo a celebrar… y lo hicimos: en el pub de al lado cayeron algunas cervezas a vuestra salud. Esa noche, en una última parada fotográfica antes de abandonar Ubrique, con el pueblo iluminado de fondo, estuvimos todos hablando y felicitando a la futura mamá.

Parece mentira que hayan pasado ya todos los meses que tenían que pasar, y lo que entonces parecía algo bonito y lejano, hoy es ya el pequeño Alejandro. Magno, su otro yo. Felicidades, mil enhorabuenas. Hoy somos todos un poco más tíos.

Ha sido sin duda la noticia agradable de un día que empezaba con nuestra tierruca en los telediarios a base de accidentes, de explosiones de gas, y que ha continuado con la mayor tormenta en Santander de los últimos 25 años. Brutal, la ciudad anegada; afortunadamente me ha pescado en casa.

Me gustan las tormentas cuando estoy a resguardo, una de vez en cuando reconforta… pero desgraciadamente me temo que no va a ser la única tormenta que se avecine, y no todas me van a coger bajo techo.

Sí, se acercan más días de tormenta.

Ha sido un día extraño, muy extraño. ¿Por qué te has ido tan lejos?

6 comentarios en “Días de tormenta

  • Que no hombre, que no me he ido a ninguna parte… aqui sigo para acompañarte esta noche a ver al ‘Columpio Asesino’… ;-PPP

    Poz zi… vaya tormentón ayer, a mi me pillo en el coche, pensé que no llegaba a trabajar (que pena por dios!).

    Felicidades al neonato… y a sus papis también, of course!! (como pasa el tiempo, la leche).

    Besitos!

    PGB

    Responder
  • Que si pasa el tiempo? Dímelo a mi que me he criado con el padre desde que los dos íbamos a parvulitos 🙂

    De verle vestido con un baby a verle con un «baby» en brazos… 28 añitos de diferencia.

    Mis enhorabuenas y mis mejores deseos para los tres.

    Responder
  • Creo que a mi querido cuñado le volverán a caer algunas lágrimas al leer esto, Rober. Ya lo hizo al nacer el gran Magno y seguro que lo hará ahora con amigos como tu.

    Saludos Cordiales

    Responder
  • Estamos de enhorabuena, tenemos «sobrino»!! No sabe aún esa criatura la suerte que tiene, porque le han tocado unos padres cojonudos, y porque va a ser el niño más achuchado de la ciudad! Ñeeeeee

    Responder
  • Bueno, bueno.. qué sorpresa!. con tanto pañal, tanto biberón y tanta baba corriendo barbilla abajo, he pasado unos días sin leer tu weblog y ahora que vuelvo me encuentro esto.

    Gracias RTZ, de todo corazón.. y gracias al resto.

    Especial mención al comentario de fito! Nos conocemos casi desde la epoca franquista… manda huevos! 🙂

    Gracias de nuevo y ave!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.