Se vive sobre rizo de ola

Escuchando: Viento ardiente (Manolo García)

Jugábamos a inventarnos palabras pero no supimos descubrir nuestros nombres. La mancha en la mirada se hizo opaca y cada día un poco más grande, hasta que nos reconocimos desconocidos.

Ésta será mi habitación.

Dos círculos que se tocan sobre la mesa, húmedos, de distinto tamaño. Un día y otro también. Otro día y al siguiente ya no. Fuera llovía. Dentro, ahora, también.

A la derecha, la cocina.

Una canción que se repite nunca suena igual la segunda vez. Ni la tercera. Dos canciones que no se repiten pueden acabar siendo la misma historia de siempre. No hay notas felices en las melodías de las películas de triste final.

Y allá, al fondo, la puerta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.