Siete vertical

Escuchando: Lucky (Radiohead)

Cada día un poco más otoño, un poco menos verano. Hoy, salpicados de lluvia y con una tormenta alborotando a lo lejos, un poco más, un poco menos.

Agosto deja paso al mes que cierra el verano, mes que siempre fue sinónimo de nervios, de apuntes, de apuros, de madrugadas, de madrugones; yo lo dejé atrás, pero siempre hay alguien por ahí que sigue sufriendo el ritual.

Como tú, imagino.

Sólo puedo suponerlo, hace tiempo que en este diario, en la sección de pasatiempos, dejó de pasar el tiempo; las palabras cruzadas se acabaron envenenando y las sopas de letras las tomamos con honda; el jeroglífico quedó sin resolver, y sin ganas para hacerlo.

Y no, las soluciones no venían en la página siguiente, ni escritas boca abajo al final de la hoja; no vienen en el periódico de hoy, ni en el de mañana; no hay periódico ya, no lo habrá.

Y aún así.

Aunque nunca leas esto, aunque no te haga falta; aunque no necesites que nadie te lo desee…

Y menos yo.

Y aún así.

Siete vertical: encadenamiento de los sucesos, considerado fortuito o casual.

Suerte.

2 comentarios en “Siete vertical

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.