Si no puedes con el enemigo

Escuchando: Bull (Freak Kitchen)

No me gustan los toros. Será la fiesta nacional, pero no me va, no le veo la gracia. Siempre me han caído mejor los toros que los toreros. Por eso, el hecho de vivir al lado de la plaza de toros, y que durante esta semana, año tras año, mi calle se ponga imposible, la corten incluso, aparquen hasta en las aceras (lo he visto antes) y me pongan casetas con música hasta las tantas de la mañana, tampoco es que me apasione.

Como buen santanderino, debería hacer lo que suelen practicar mis conciudadanos: si durante unos días hay fiesta cerca de mi casa, y no me gusta, lo boicoteo. Caceroladas, denuncias por ruido, llamadas a la grúa, etc. Pero no, no es mi estilo. Sé que a veces no parezco santanderino, pero no puedo evitar respetar los gustos y las ganas de pasarlo bien de los demás, aunque a mi me cause molestias durante unos días.

Es más, si ni puedes con el enemigo, únete a él. Esto de las casetas (carpas, más bien), tiene su encanto. Ya lo descubrí el año pasado a base de sidriña y empanada en la caseta del Centro Asturiano (y repetiré esta semana, seguro), y hoy lo he vuelto a comprobar. Cuando ya estaba a punto de salir de casa con la cámara sin rumbo fijo, sólo por no quedarme en casa toda la tarde, una llamada hizo que acabase bebiendo rebujitos a ritmo de sevillanas, o comiendo empanada regada con albariño (y ribeiro, regalo de los señores de la mesa del lado, que nos regalaron una botella casi a la mitad, qué majos).

Eso sí: cuidado con pedir comida en la caseta del Centro Gallego. Que está todo muy rico, y con muy buena pinta. Pero eso son rejones, y no los de la plaza; el que avisa…

Una tarde curiosa y divertida, después de todo. Y mañana, más.

Seguiremos informando.

3 comentarios en “Si no puedes con el enemigo

  • Tarde llegas compañero, 30 eurelios de pulpo el domingo por la tarde, madredelamorhermoso. Mala hostia se me puso que apenas disfrute de la banda de gaitas.

    Responder
  • Je je, no sabeis el peso que me habeis quitado de encima. Empezaba a pensar que era el único primo al que habían clavado (masacrado sería más descriptivo) en una caseta de Galicia por una ración de pulpo.
    En mi caso fue en Palencia, en una feria de productos regionales, pero el atraco veo que fue igual.
    Se me atragantó el pulpo y el cabreo me duró una semana, más por ser tan pardillo que por el dinero en sí.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.