Pues qué pena…

Escuchando: Last goodbye (Jeff Buckley)

Las exigencias del mercado, los problemas económicos que siempre están presentes en proyectos de esta naturaleza, y la imposibilidad de llevar adelante iniciativas más ambiciosas y cuidadas están detrás del cierre.

2 comentarios en “Pues qué pena…

  • Hombre, no seré yo quien se alegre o quien deje de lamentar el cierre de un espacio que se supone cultural, pero hay que reconocer que, aunque esto no debiera suponer una medida tan drástica, en alguna ocasión lo mostrado en la galería era poco menos que bazofia. Ya digo que en muy contadísimas ocasiones, pero se ha dado el caso.

    De todas formas, una pena.

    Responder

Responder a RTZ! Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.