Astrología razonable

Escuchando: Master of Illuison (Pendragon)

Nunca tuve poderes para normales, nunca lo fui; descifrar las estrellas es difícil en una ciudad que brilla en kilómetros a la redonda… y no sabría a dónde mirar, en cualquier caso; mi horóscopo sólo acierta la mitad, la del gemelo que no soy yo; la bola de cristal se cayó, y se me rompió: estaba hueca, y era una vulgar imitación de poliuretano made in taiwan; sabía leer los posos del café, pero no me gusta: yo tomo té, y esos no los entiendo; de las cartas mejor no hablemos… terminar una carrera sin aprender a jugar al mus es algo que alguno no me perdonará nunca; y lo único que consigo mirando las líneas de mis palmas, es distinguir la mano derecha de la izquierda.

Y sin embargo, tengo un truco. Sólo para algunas ocasiones, pero infalible. No falla.

Sólo hace falta que desee algo con todas mis fuerzas; que me parezca importante, que me haga ilusión; que cierre incluso los ojos al pensar en ello. Al abrirlos, soy capaz de adivinar el futuro.

No va a ocurrir.

2 comentarios en “Astrología razonable

  • La realidad nunca es como la soñamos y pocas veces como la deseamos, porque si fuera así sería un película.
    La realidad es mejor que eso: es real.
    Además, si todos tus sueños fueran realidad creo que no habría nada que leer en este weblog.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.