¿Lo importante es poder hablar?

Escuchando: Skating away on the thin ice of a new day (Jethro Tull)

El domingo, de sobremesa en casa de unos amigos, acabamos todos jugueteando con los móviles. Que si yo te paso esta melodía, que si grábame en vídeo, que si tal, que si cual.

Me llamó la atención el parque móvil que había sobre la mesa. De ocho terminales:

+ los ocho tenían pantalla en color y melodías polifónicas.

+ Cinco tenían cámara de fotos; y dos, de vídeo también.

+ Cinco tenían Bluetooth; otro tenía infrarrojos; sólo dos no tenían ningun tipo de conectividad inalámbrica.

Y que conste que no se trataba de una reunión de telecos, ni nada por el estilo. De hecho, había gente que no sabía que tenía Bluetooth, o que no sabía para qué usarlo…

Moraleja: Hace unos años aparecieron los móviles con pantalla en color, y parecían un lujo poco práctico. De hecho, a día de hoy, las pantallas en color en exteriores se ven infinitamente peor que una pantalla en blanco y negro de las de toda la vida, y gastan más batería; las melodías polifónicas se oyen más bajitas y son menos prácticas -pero más bonitas, vale- que los chirriantes timbres de toda la vida; y sin embargo, ¿qué llevamos en el bolsillo?

Yo no cuento, que lo mío es vicio 😉

Seguiremos informando.

PD: Confirmado. Ha sido fugaz, apenas un minuto; pero no había duda: en Santander ha nevado (y eso aquí, es algo muy poco habitual). No los habituales granizos, no; nieve. El grajo ni vuela; esté en casa viendo la tele, con la graja y los grajitos.

10 comentarios en “¿Lo importante es poder hablar?

  • Pues doy fe de que tanto en Alcobendas un poquito ayer tarde y en Madrid esta mañana algo más, también ha nevado. La escarcha de la mañana se ha sustituido por un centímetro de nieve (dos a lo sumo)

    Lamentablemente no ha llegado a más. Yo quiero nieve!!

    Responder
  • Y yo sigo con mi cacharro de la segunda guerra mundial (Nokia 3330), si es que no puede ser…

    Pero es que los que a mí me gustan están muy carossss (toda la gama Imaging de Nokia, qué pijito soy pa estas cosas xDDD).
    En fin, que seguiré ahorrando xD

    Y las mini nevadas… Sobre las 11 y media hubo una un poquitín más gorda, y luego un par de ‘intentos’ de nevada xDDD
    Anda que no sería un puntazo levantarse mañana con la city blanca xDDD (eso sí, a ver quién es el majo que sube las cuestas xD).

    Salu2!!

    Responder
  • Anda que no es difícil ni nada que cuaje aquí la nieve…

    De hecho, que yo sepa sólo lo he visto una vez. Ayer lo hablábamos, fue hace unos 20 años, año más, año menos. Y esa sí que fue una nevada bruta. Todo Santander blanco, pero blanco, blanco. De lo de no ir al cole, y hacer el ganso con la nieve en la calle…

    Una pena que yo por aquellos años no tenía cámara digital 😛

    Responder
  • La última nevada que cuajó en Santander fue, si no recuerdo mal, hará unos 21 años. Yo estaba haciendo la catequesis (que mira tu de qué les sirvió) y recuerdo jugar con la nieve a la puerta de la iglesia.

    Por cierto, mi hermano se la perdió porque estaba enfermo. Por eso se acuerda él de cuando fue.

    Responder
  • Jopé pues no puedo estar en vuestras sobremesas xq con mi troncomovil…
    hace ya 21 años de la última gran nevada??, yo pense q era menos!!!( q de recuerdos tengo de mis2añitos de edad!!:)

    Responder
  • «Una pena que yo por aquellos años no tenía cámara digital :P»

    Una pena que yo ni hubiera nacido, jajajaja 😛

    Yo nunca he visto Santander nevado :'(
    Jum… Fijo que el año que viene que me piro nieva xDDDD

    Salu2!

    Responder
  • A mí la gran nevada me regaló un gran día de absentismo escolar (obligado), que por aquel entonces era algo especial (ahora se corren las clases hasta los del parvulario). Nos tiramos todo el día haciendo muñecos de nieve y pegándonos bolazos.
    Ahora la nieve tiene otro significado bien distinto para mí: cadenas, interminables horas en coche, retenciones…
    Creo que he perdido mi espíritu infantil.

    PD: El Pozazal ya no está cerrado.

    Responder
  • Creo que los que vivimos aquella nevada hicimos todos lo mismo, Jaime :p

    Espero que hayas podido llegar bien a la tierruca, Jaime… 🙂

    Y sí, el espíritu infantil se desgasta con los años. Pero hay que intentar no perderlo. A bolazos, pero no de nieve, lo manteníamos en el V-Pino 😉

    Responder
  • He llegado sin problemas y ya he recordado que aquí apenas nieva, pero llover todo lo que quieras y más.
    Deberías titular tu weblog «Return to rainz».

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.