Montando el Belén

Escuchando: Villancico (y pico) (Chivi)

Belén, aparte de una zona muy interesante de Lisboa, donde hacen unos pasteles de antología, es lo que se monta siempre por estas fechas con la Navidad.

Uno no sabe ya si reírse, llorar, o iniciar los trámites para expatriarse a otra cultura.

En un país que saca pechito autoproclamándose laico, nos dejamos la bilis pégandonos en las tiendas para conseguir el espumillón, el árbol, las bolas y el jesusito con el que adornar todo lo adornable. Y llenamos los rincones de signos religiosos y paganos a partes iguales, que hasta los restaurantes chinos los adornan, oiga, para celebrar unas fiestas que poco tienen de religioso y mucho de carne de estudio sociológico. Para disfrutar a fondo de las navidades, no hay que ser niño, no hay que ser adulto. Hay que ser el director de unos grandes almacenes.

Todo ello, claro está, acaba consiguiendo que la Navidad degenere en una navidad en la que la estrella no es tal, sino el símbolo del euro. En belenes que nada tienen que ver con lo que representan. Y si no, díganme qué coño pintan los Beckham –en el papel de san José y, sic, la Vírgen– o Blair y Bush –como Reyes Magos de Oriente, que tiene tela la cosa– en ese Belén de cera que se han montado los londinenses, y que un energúmeno o defensor de los valores tradicionales acaba de destrozar a hostia limpia. Aunque las hostias se las tenía que llevar el Bisbal, que se ha vestido de Niño Jesús en otro portal que se han montado los de los 40 Principales, acompañado de la Torroja (como la Vírgen), el cantante de los Mojinos (como San José) o los de Estopa (como ángeles).

Un sin Dios. Esto es un sin Dios.

Y cuando terminamos de montar el numerito, nos vamos todos corriendo a comprar toneladas de comida que va a sobrar, y que nos va a hacer polvo el estómago a golpe de exceso, y a perpetrarnos de regalos que, sencillamente, hay que hacer. Y como siempre, yo estoy sin ideas. Porque me encanta hacer regalos, ver caras de sorpresa como la que he visto hace poco no tiene precio. Pero no me gusta hacerlos por obligación o por convención social. Prefiero los regalos inesperados, sin motivo. Porque hoy es hoy.

Seguiremos informando.

4 comentarios en “Montando el Belén

  • A mí nunca me has hecho un regalo sin venir a cuento… 🙂
    Y que sepas que no me vas a estropear la Navidad, te pongas como te pongas. Incluso aunque no seas capaz de organizar una cena (porque supongo que el silencio del resto sigue siendo profundo, claro). Al final quedaremos tú y yo. Mano a mano. Casi mejor.

    PD: No veo en la laicidad de un país una razón para sacar «pechito».
    PD2: ¡Rojo!

    Responder
  • ¿Acaso conservarte las entradas de Fito no fue como un regalo? :p

    La cena tiene fecha prevista: 7 de eneno. Nadie dice nada, ni a favor ni en contra, así que de momento se sigue el plan previsto (lo de plan es un decir…)

    Y no me has entendido. No digo que esté a favor de sacar pechito. Digo que en un momento en que el enfrentamiento entre tradición religiosa y laicismo está de plena actualidad, tanto unos como otros se empapan de sentimiento navideño. Que no deja de ser curioso.

    No era mi intención entrar en terreno político esta vez, a pesar de que tú busques cualquier excusa para sacarme los colores :p ¿Deformaciçon profesional? 😉

    Responder
  • Pues hombre, el 7 no es el mejor día para mí, pero es el único posible.
    Yo es que el día 7 trabajo, lo que quiere decir que el 6 por la mañana me despertaré en mi casa palentina, lo que quiere decir que no recibiré los regalos de mi familia, lo que quiere decir que los tendrán guardados y que posiblemente quieran dármelos según llegue el viernes por la tarde-noche.
    Pero bueno, está claro que no puede ser ni 24 ni 25 ni 31 ni, mucho menos, el 1, así que haré lo posible por ir.

    PD: He recibido un mail de una tal Martina millXn, de dirección martmilgar@hotmail.com, en blanco y con el asunto: Ok cunt (De acuerdo cabrón).
    Espero que sea un virus, Martina, y que puedas arreglarlo (si no es un virus casi prefiero que no estés de acuerdo…)

    Responder
  • A mi tb me encanta regalar repentinamente, xq sí:)!Aunq reconzco q las navidades me gustan y la parafernalia de comprar los regalos tb(x cierto , te aviso si curro en la porticada ejem, q iría a comisión:P).Eso si lo delos belenes de los 40 o las figuras de cera es una GILIPOLLEZZZZZ.
    besotes navideñosss:P

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.