Cuento sin principio #1

Escuchando: Ashes everywhere (Joseph Arthur)

Intentando compensar con ceremonia el abatimiento, recogió del suelo el despertador, mudo, silencioso, una brújula detenida a las doce y media. Lo enterró en lana invernal, cerró su maleta, y se dejó caer en una cama de hotel demasiado grande.

Un comentario en “Cuento sin principio #1

  • Las camas de hotel suelen ser demasiado grandes, y frias.
    Pese a las ocasiones en las que he estado en esa habitación siempre he tenido momentos de soledad, pese a estar en compañía.
    Y no me había dado cuenta hasta ahora.
    ….

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.