Escrito el 21-06-2004

Hoy se ha roto la racha de estos últimos días (solo emitía sonidos al caerse al suelo, tres veces el mismo día, torpe que es uno), y me ha sonado el móvil un par veces… una de ellas incluía saludos y detalles de una cena cumpleañera para este fin de semana (hay que ver la de gente que cumplimos años estos días… hay que ver con cuánta actividad frenética se vive la llegada del otoño…)

La otra llamada ha sido igualemente agradable, ya que estamos cerca de apalabrar el trabajo más ambicioso (en horas y ergo, en importe) de ÍTACA hasta la fecha, relacionado con temas con los que me gusta cacharrear, y que tiene una pinta interesantísima… y lo que es mejor, puede ser nuestra primera proyección nacional, porque la llamada provenía de uno de nuestros topos (topesa, más bien) en Madrid…Mola…

Esta llamada me sonaba en el bolsillo cuando estaba de camino a la biblioteca del «Inter». Todo el mundo jodido con los exámenes y yo me voy hasta allí para sacar dvds… Pero es que es más barato que el videoclub, y tienen bastantes… así que nada, salí de allí con tres películas:

Trono de Sangre, del maestro Kurosawa. Una adaptación de Macbeth a la japonesa que siempre he tenido ganas de ver…

Una habitación con vistas. La verdad es que tengo ganas de ver esta película por una razón bastante estúpida: para poner en contexto un diálogo que aparece de fondo en una canción de Dream Theater con la que estuve, estoy y estaré obsesionado, y que he escuchado, escucho y escucharé incansablemente: Space-dye vest… Así, completaré el trío de películas que han prestado diálogos a canciones suyas (las otra dos son Dublineses y Cinema Paradiso)

El último dvd que se ha venido conmigo es musical, es una joyita y se me olvidó comprármelo en su día con un periódico. El año del caballo, del caballo loco de Neil Young. Ahora mismo estoy disfrutando de él, como siempre, compartiéndolo con mis pacientes vecinos. Que unas simples paredes no supongan una barrera para la fraternidad musical (leáse como: si a mi me ponen Estope a topa… digo, Estopa tope, yo les pongo, por ejemplo a Neil Young. Es lo justo)

Es curioso: Neil Young me recuerda a una fría tarde en una tetería de Praga, de gorros olvidados… esta noche he soñado con una tetería inexistente… como decían Los Petersellers: todo gira y se reverbera

Seguiremos informando…

PD: Lo del Prestige fue una tragedia nacional. La derrota por incompetencia de unos señores salarialmente sobrevalorados, pegádole patadas a un balón con diseño de una multinacional de ídem y fabricación infantil, en representación de los colores de un país en el que la mitad de la población sueña con independizarse de la otra, aparte de que me importa lo mismo que una planta anual de la familia de las quenopodiáceas, de tallos rastreros, de unos tres decímetros de largo, hojas triangulares de color verde oscuro y flores rojas, muy pequeñas y en racimos axilares (un bledo, vaya), debería de ser una anécdota curiosa, como mucho. Pero no, er fúrbol es asín, oé, oé, oé, etc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.