Escrito el 24-05-2004

Hoy por la tarde cuando he salido de trabajar, un rápido vistazo al cielo me ha hecho llegar a la conclusión de que iba a llover. Mucho. Se veía venir. Gotas como cucharas soperas, rayos, truenos. No falla. Fijo. Son muchos años mirando al cielo en Santander para equivocarse.

Y sin embargo, en lugar de coger el autobús me he venido andando. A pesar de saber positivamente que va a llover, de que no se puede evitar lo inevitable, tengo cierta tendencia a negar irracionalmente las evidencias, a pensar que el tiempo va a cambiar, que voy a llegar a casa seco, tras dar tranquilamente un paseo…

Y no, claro. Ha llovido.

Me he mojado lo suficiente para comprobar que el paseo no ha sido la mejor opción, ni la mejor de mis ideas.

Pero lo suficientemente poco como para que mañana vuelva a hacer lo mismo.

No me pasa sólo con la lluvia…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.