Escrito el 13-04-2004

Con tanta web y sesión de dvd y filmoteca, tenía un poco abandonao el vicio de la lectura, me he dicho hasta aquí hemos llegao, y he empezado uno de esos libros que me esperan repartidos por las estanterías de mi habitación…

El dios de las pequeñas cosas, de Arundhati Roy… a veces parece que hago las cosas a propósito, pero no, me salen así… (chiste privado, sólo para mí…)

«Con el tiempo, había adquirido la capacidad de mimetizarse con aquello que tuviese detrás (librerías, jardines, cortinas, puertas, calles) hasta parecer inanimado, casi invisible para un ojo inexperto. Normalmente, a los extraños les llevaba cierto tiempo reparar en él, incluso aunque se encontrasen en la misma habitación. Y tardaban aún más en darse cuenta de que nunca hablaba. Había quien ni siquiera lo advertía.

Estha ocupaba muy poco espacio en el mundo.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.