La habitación muy roja

Escuchando: Tened piedad del ex presidente (La Habitación Roja)

Tened piedad del ex-presidente
y de la prensa independiente.
Somos libres, buenos cristianos,
pero atados de pies y manos.

Tened piedad del ex-presidente,
que fue garante de Occidente.
Él todavía no ha asimilado
que su tiempo ya ha terminado.

Y mientras recuerda sus días de gloria
nos avergonzamos.
No sabe de historia, no tiene memoria,
pero está dispuesto….

A ayudar a los demás
en nombre de la libertad.
¡Qué gran final!

Y en el Teatro Nacional,
alguien algún día
lo representará.

Tened piedad del ex-presidente,
de su brillantez desbordante.
Qué puede importar lo que dice,
todos los gobernantes ¡MIENTEN!

Y mientras recuerda sus días de gloria
nos avergonzamos.
No sabe de historia, no tiene memoria
pero está dispuesto…

A ayudar a los demás,
en nombre de la libertad.
¡Qué gran final!

Nos sacará de ese rincón
donde la historia nos dejó.
¡Qué gran nación!

10 comentarios en “La habitación muy roja

  • Lo de que todos los políticos mienten queda muy equidistaní. Me niego a aceptar que Aznar, Rajoy, Acebes, Zaplana y compañía estén en la misma liga que los demás políticos. Son como el Milán y el España de Cueto.

    Responder
  • ya siento desilusionarte Fito pero me temo que los unos como los otros…y mientras la casa sin barrer (que diría mi abuela), no sé que tiene esa profesión (porque ya lo han profesionalizado) que el que entra se reconvierte…
    En mi opinión, y en este caso si generalizo, no hay ni uno sólo que se pueda salvar de la quema, todos llevan mierda a sus espaldas, unos más otros menos, pero todos llevan….sin más comentarios.

    Responder
  • Yo, para no perder las viejas costumbres, disiento con Fito y coincido con Raquel: para mí todos son igual de impresentables y lo único que los hace diferentes son las gafas coloreadas del que los juzga.
    Y, Rober, me niego a votar a nadie por ser el menos malo. No tengo estómago para eso.
    Ejerceré mi derecho a la abstención como método de protesta contra el sistema.

    Responder
  • Como apunte meramente matemático: tu derecho a la abstención, totalmente respetable, es un método de protesta que favorece a los partidos más votados. Yo prefiero el voto en blanco, que computa como tal 😉 Además viene mejor para hacer vida social y aprovechar que se sale de casa para ir a tomar el aperitivo con los amigos 😛

    Responder
  • Rober, no estoy de acuerdo. El voto en blanco es un voto válido. Por eso mismo, según el cómputo, favorece a los grupos más votados, porque hace que los grupos minoritarios necesiten más votos para lograr el 5% que hace falta para formar parte del cálculo de escaños. La abstención tiene el mismo efecto que el voto nulo en el cómputo, es decir, ninguno

    Responder
  • Mmm.. si y no. Con una abstención, los votos de los demás ciudadanos tienen más valor que con una abstención, y los porcentajes son mayores, para todos, al ser la muestra menor. Supongo que en blanco penaliza a los minoritarios y la abstención favorece a los mayoritarios.

    En cualquier caso, y esto ya es apreciación personal, siempre me ha gustado más el voto en blanco que la abstención. Abstenerse me parece no protestar contra el sistema, sino perder la oportunidad de decidir, o de quejarse. El voto en blanco me parece una forma más visible y activa de patalear 😉

    Responder
  • De acuerdo con Jaime, qué triste es tener que ir a votar tapándote la nariz, y de acuerdo con Rober, es un derecho cívico que debemos ejercer, ¡con lo que costó tener una democracia¡¡ otra cosa es decidir libremente votar en blanco, en cualquier caso:votad, es una excusa como cualquier otra para unas cañas…..cosa que por cierto, ya he quedado para hacer….
    Saludos desde Madrid.

    Responder
  • Según la ley de D’Hont, las abstenciones y los votos en blanco tienen el mismo valor a la hora de decidir los escaños: ninguno.
    La única salvedad, como dice loxza, es que los votos en blanco pueden subir el umbral mínimo para conseguir un escaño, lo que perjudicaría a los partidos más pequeños.
    En la práctica no tiene ningún valor, porque el nº mínimo de votos para conseguir representación en cualquier ciudad o provincia de España está muy por encima de ese 5%.
    En resumen: la abstención no favorece a nadie porque no se computa y sí, los porcentajes de todos son mayores, pero en la misma proporción, por lo que no afecta; el voto en blanco podría perjudicar a los partidos más pequeños, pero en la práctica sería casi imposible que lo hiciera.

    PD: La abstención tiene al menos un minuto de gloria en el telediario y, con mucha suerte, alguien podría analizarla y preguntarse por qué es mucho mayor que en Francia, por ejemplo. Los votos en blanco pasan totalmente desapercibidos (aunque sería mi 2ª mejor opción).

    Responder
  • Además de que la abstención puede tener un significado aparte de la vagancia del no-votante: que no solo no encuentras a nadie que te represente (como indicaría el voto en blanco) sino que ni siquiera estás de acuerdo con el sistema (ya sea el sistema electoral o el sistema en general)

    Responder

Responder a Jaime Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.